hormigo

 

EL SOLDADO Y LA MARMOTA

Cuento por Juan José Hormigo Bautista.

 

  

                              
                                                          

   A  principio del siglo XX  un  soldado extremeño prestaba su servicio militar  en Melilla. Su nombre Francisco, apellidos  no importa, su profesión civil labrador su edad 21 años y su corazón de oro.
    En  aquellos  tiempos  los  soldados  eran  valientes  como  hoy, pero  más  románticos  que  son  hoy. Francisco  era  un  muchacho  solitario pero  afable  y simpático.
  Se  alistó  voluntario  en  el  ejército  por  ironías  de  la  suerte  se  lo  llevaron  al  Rif. Y  allá  en Melilla  donde  estaba  su  acuartelamiento  era  tan  noble y  bueno  como  siempre  desde  que  tuvo  uso  de  razón  lo  fue  en  su  pueblo
   Era  huérfano  de  madre y  padre; los  perdió  siendo  niño. Primero  una  horrible  enfermedad  acabó  con  la  vida  de  su  madre., y  seis  meses  después  por  la  pena de  verse  sin  su  mujer  también falleció su padre dejando  en  este  mundo  a  su  hijito  que  sólo  contaba  ocho  años  de  edad.
  Desde  entonces  su  vida  fue  un  verdadero  calvario, se  hizo  cargo  de  él  una  tía  hermana  de  su  padre, que  era  mujer  agria, antipática  y  cruel. Todos  los  golpes  que  se  perdían  en  la  casa  que  así  descargaba  la  tía  su  mal  humor  se  los  encontraba  el  huerfanito. Asistió  a  las  escuelas  públicas  que  eran  gratuitas, lo  apuntó  su  tía, mas  porque  aprendiera, por  librarse  de  él  y  así  darle  menos  comida, ya  que  a  veces  comía en casa  de  un  compañero  por  caridad  de  su  madre.

  Su  tía  lo  tenía  muy  mal  vestido, la  ropa  vieja  y  desechada  de  otros  niños  que  pedía  a  la  vecindad  alegando  no  poder  comprarle  ropa  por  ser  muy  pobre, pero  ella  llevaba  buenas  faldas  y  abrigos, y  también  comía  las  sobras  de  lo  que  no  querían  ni  su  tía  ni  su  marido
   Al  cumplir  los  once  años  lo  emplearon  con  unos  pastores  a  guardar  cabras. Una  vez  lo  denunció  un  guarda  de  campo  porque  se  durmió  de  puro  cansancio  y  se  le  metieron  las  cabras  en  una  viña, haciendo  daño  de  mucha  consideración. Lo  despidieron  y  como  no  tenía  dinero  para  pagar  la  multa  lo enclaustraron  en  un  correccional. Cinco  años  permaneció  en  dicho  centro, cinco  años  que  se  libraron  de  él  sus  tíos, mejor  dicho  se  libraron  para  siempre, pues  ya  no  volvió  más  a  casa  de  aquella  infame  familia.
  Se  vio  solo, mendigando  por  la  ciudad, dormía  en  la  calle,  a  veces  en  algún  fonducho  y  comía  la  sobras  de  los  cuarteles.
  Entró  a  trabajar  de  peón  de  albañil  pero  no  estaba  acostumbrado  a  trabajo  tan  rudo, y  las  manos  se  le  empollaron, como  no  podía  empuñar  el  pico  ni  la  pala  ni  otras  herramientas  lo  despidieron. Anduvo  de  acá  para  allá,  y  su  techo  era  de  estrellas  su  plato  una  lata  y  su  comedor  un banco  público  su  comida  rancho  sobrante  de  los  cuarteles.
  Un  día  le  preguntó  al  soldado  que  repartía  la  bazofia,  que  como  entraría  él  en  el  servicio, quería  ser  soldado, al  menos  en  el  cuartel  tendría  una  cama,  comida  diaria  y  ropa.
  El  soldado  lo  miró  y   le  dijo  que  aquella  vida  era  muy  dura, pero  claro  si  estaba  en  la  calle  era  más  dura  aun, que  entrar  a  ser  soldado  era  fácil,  el  se  encargaría  de  hablar  por  él. Si  de  verdad  quería  alistarse  en  el  ejercito  que  lo  siguiera.  Y  así  lo  hizo.  Aquel  mismo  día  quedó  encuadrado  en  el  Regimiento  de  Infantería  de  la  capital, como  soldado  de  segunda  clase..

 

 

 

Melilla  ardía por  los  cuatro costados igual  que  todo  el  protectorado  español  con  las  incursiones  de Adelkrin, guerrillero  rifeño  y  sus  partidarios; así  que  Francisco  que  no  tenia  recomendación  y era  recluta fue  con  otros    transportado  en  un  tren  militar  hasta  la  ciudad    de  Málaga, y  desde  la  ciudad  andaluza  en  un  viejo  y  destartalado  vapor,  hasta  Melilla, donde  amaneció  un  caluroso  día  del  mes  de  Agosto.
   Si  dura  era  la  vida  en  su  cuartel, mucho  más  lo  era  en   el  acuartelamiento  de  Melilla, pero  en  el  poco  tiempo  que  llevaba  en  el  ejercito  le  caló  honda  la  vida  militar  y  se  sentía  orgulloso  y  contento  de  vestir  uniforme y  ser  un  soldado  español . Era  obediente  y  sacrificado  y   aunque  no  llevaba  mucho  tiempo  era  apreciado  y  considerado  por  sus  compañeros  y  superiores.  Solo  le  faltaba   mujer  para  ser  dichoso  y  aquella  mujer  no  iba  a  tardar  en  encontrarla.
 Una tarde  finalizada  la  instrucción  para  no  tardar  en  enviarlo  a la lucha que  por  el  monte  del  Gurugú  se  libraba, salió  de  paseo. Ya  hemos  dicho  que  era  algo  solitario, y  aquella  tarde  fue  a  meditar  en  su  soledad  al  parque  de  la  ciudad. Allí  entre  plantas  árboles  y  flores, entre  el  trinar  de  los  pajarillos  y  el  revoleteo  de  mariposas  se  encontraba  feliz. Disponía  de  algún  dinero  y  un  fotógrafo  ambulante  con  una  máquina  de  trípode  de  las  de  llamada  de  minuto  sacaba  fotografías  a  niños  y  niñeras  que  por  allí  paseaban, y  el  sintiéndose  importante  se  hizo  una  foto.- ¡ qué  guapo  se  veía  con  su  uniforme,  su  ros con  penacho  y  su traje  de  verano!, si  tuviese  a  alguien  a  quien  mandárselo, pero… no  conocía  a  nadie   a  sus  tíos  para  que, si  nada  mas  cogerla  la  rompería  en  mil  pedazos.
   Iba  paseando  alegre  y  contento,  aun le  quedaba  más  de  una  hora  de  paseo, cuando  al  llegar  a  un  arriate  aislado  donde  bajo  una  enorme  acacia  existía  un  banco, y  sentada  en  aquel  banco  una  muchacha  como   de  su  edad  poco  más  o  menos,  era  morena  clara  ,  su  pelo  largo  color  miel  y  sus  ojos negros  como  el  carbón, vestía  muy  sencilla, y  se  conocía  también  era  amante  de  la  soledad.
  Francisco  aunque  tímido  le  echó  valor  y  acercándose  a  ella  le  dijo.
--Buenas  tardes señorita, puedo  sentarme  con  usted. Francisco  esperaba  un  rechazo, pues  había  oído  decir  que  muchas  muchachas  rechazaban  a  los  militares  sin  graduación,  a  los  simples  soldados, pero  para  su  asombro  aquella  mujer  le  dijo,  que  bueno,  que  el  banco  era  de  todos  y  que  no  le  vendría  mal  un  rato  de  compañía  , pues  tan  sola  estaba  y  tan  afligida  que  así  podía  contarles  sus penas  a  alguien.
  Se  sentó  el  muchacho  junto  a  ella, y  empezó  a  preguntarle  que  de  donde  era. Ella  le  dijo  que  de  un  pueblo  de  España  de  la  provincia  de  Málaga, y  que  no  era  más  que  una  simple  “marmota”  como  solían  llamar  los  soldados  a  las  muchachas  de  servir .
-- Bueno  no  importa, yo  solo  soy  un  soldado  raso  y  si   usted  quiere  nos  podemos  reunir  aquí  todas  las  tardes  que  yo  disfrute  de  paseo, hasta  que  me  lleven  al  frente, luego  si  quiere  puede  ser  mi  madrina  de  guerra. Yo  a  nadie  tengo  en  el  mundo, soy  huérfano  de  padre y  madre, y  me  he  alistado  en  el  ejército  para   llevar  una  vida  mejor  que  la  que  tenía  en  mi  pueblo. Soy  tan  pobre  que  nada  poseo, y  si  usted  quiere  podemos  ser  amigos.
 Lo   dijo  en  tono  tan  lastimero  que  aquella  muchacha  que  según  sabremos  también  estaba  falta  de  cariño  que  sintió  lástima  de  él; por  lo  que  mirándolo  a  los  ojos  le  respondió
-- Bueno,  porque  no. Yo  también  soy  pobre  y  no  tengo  a  nadie  en  el  mundo  estoy  muy  sola, y  hasta  mi  nombre  es  solitario  pues  me  llamo  Soledad.

 

 

   La tarde  declinaba y  las  horas  que  tenían  de  paseo   finalizaban, así  que  aquella  tarde  no  pudieron  hablar  más,  sobretodo  Francisco  que  a  la  hora  de  pasar  lista  debía  de  estar  en  el  cuartel, y  acordaron  unirse  la  tarde  siguiente  en  el  mismo  lugar  y  a  la  misma  hora.
  Cuando  se  dieron  la  mano  en  señal  de  amistad  y  quedar  hechos  amigos,  el  soldado   sacó  del  bolsillo  de  su  guerrera  la  foto  que  una  hora  antes  le  hizo  el   retratista,  y    lo  entregó  a  Soledad—mañana  lo  traes—le  dijo—y   si  me  hago  de  un  lápiz  te  lo  dedico.
    Los  ojos  de  Soledad  se  cruzaron  con  los  de  Francisco, y  aquella  espléndida  tarde  primaveral  dos  corazones  latieron  con  fuerza,   dos  mariposas  blancas  se  posaron  en  un  rosal  que  próximo  a  los  dos  “amigos”   expedía  olor embriagador y  los  pajarillos  en  la  acacia  con  sus  trinos   se  declaraban  amor, . Amor   es  lo  que  nació  en  los  corazones  del  soldado  y  la  marmota, aquellas  dos  almas  solitarias  y apenadas  por  la  suerte  del  destino  encontraron  la  felicidad, pero  antes  sigamos   contando  las  desdichas  de  Soledad,  es  decir  Soledad  se  las  contaría  a  Francisco.
  A  la  tarde  siguiente  tal  y  como  se  prometieron, se  encontraron  en  el  aislado  arriate  de  la  acacia, un  remanso  de  paz  idílica  que  hacían  las  delicias  de  los  dos  tortolitos.
  Francisco  llevaba  un  lápiz  y  extrayéndolo  del  bolsillo le  pidió  su  retrato  a  Soledad. Esta  lo  extrajo  de  su  bolso  y  se  lo  dio. Entonces  el  militar  escribió en  el  reverso Para Soledad, la  mujer  más  bonita  que  he  conocido  en  mi  vida, para  que  lo  guarde  en  su  corazón  y  se  acuerde  siempre  de  este  pobre  soldado, pues puede  que  no  esté  mucho  tiempo  en  este  mundo.  Francisco.  La  muchacha  leyó  la  dedicatoria  y  mirando  a  los  ojos  de  su   novio, pues  aquello  fue  una  declaración  de  amor,  se  le  llenaron  los  suyos  de  lágrimas.
--Sentémonos  en  el  banco—invitó  ella—Y  los  dos  se  sentaron  ya  muy  juntitos, entonces  Soledad  le dijo. Ya  que  tú  me  has  dedicado  tu  foto,  mañana  me  hago  yo  otro  y  te  lo  dedico  a  ti.
--No, Soledad  mejor  nos  hacemos  uno  los  dos  juntos  esta  tarde, y  que  nos  den  dos  copias, uno  para  cada  uno, y  así  estamos  siempre  juntos  aunque  sea  por  medio  de  un  cartón.- Asintió  ella,  y  le  pareció muy  bien , ya  que  los  dos  encontraron  el  cariño  del  que  siempre  carecieron.
--Ahora  escucha  mi  triste  historia  Francisco  y  empezó  diciendo. Cuando  contaba  diez  años  se  me  murió  mi  madre,  y  un  año  más  tarde  mi  padre  me  llevó  a  una  mujer  a  casa,  era  mi  madrastra, y  ya  lo  dice  el  refrán Madrastra  con  el  nombre  basta.  Ella  nada  hacía,  a  mi  me  mandaba  todos  los  trabajos  de  casa,  barrer  fregar,  hacer  las  camas  la  comida  y  todo  lo  que  de  trabajo  tiene  una  casa, ella  lo  que  hacía  era  salir  a  la  calle  a  pasear  y  a  misa  que  era  muy  religiosa  a  su  manera. Me  acostaba  rendida , después  de cenar  me  mandaba  a  fregar  los  platos, porque  era  muy  limpia,  eso  decía ella, pero  como  te  he  dicho  nada  hacía, muchas  noches  a  las  dos  o  las  tres    me  despertaba  a  voces  para  que  le  llevara  agua  a  la  cama  o  alguna  pastilla  porque  decía  que  le  dolía  la  cabeza.
--¿Y tu  padre?
   Mi  padre  no  veía  nada  más  que  por  los  ojos  de  su  nueva  mujer  que  era  bastante  más  joven  que  él . La  falda  que  tenia  estaba  muy  desgastada  y  toda  la  ropa  y  en  invierno  pasaba  un frío  horrible, en  fin  yo  no  era  la  hija  idolatrada, yo  era  peor  que  una  criada, mucho  peor, pues  ahora  lo  soy  y  no  abusan  tanto  de  mi. 

 

 

 

   Harta  de  tanto  sufrimiento, una  noche  hice  un  hatillo  con  la  poca  ropa  que  tenia y  me  marche  de  casa  sin  que  nadie  me  viera. Nadie  se  preocupo  de  mi  fuga,  era   para  mí  madrastra  lo  mejor, así  se  libraba  de  mi,. Aunque  por  otra  parte, ahora  no  tendría  criada  gratis  y  tendría  ella  que  atender  a  las  labores  del  hogar.
   Llegue  a  la  ciudad  en  un  tren  de tercera  clase, escondiéndome  en  el  retrete  y  bajos  los  asientes  para  que  el  interventor  no  me  apeara  en  la  próxima  estación, ya  que  subí  sin  billete. En  la  ciudad  se  precisaban  chicas  para servir,  lo  leí  en  algunos  anuncios  que  en  algunos escaparates  colocaron. Apunte  la  dirección  de  uno  y  temerosa  me  encamine  al  lugar  indicado. No  iba  muy  limpia el  tren   me  lleno  de  tizne  y  como  no  encontré  sitio  donde  lavarme, no  llegué  a  aquella  casa  muy  presentable, pero  me  cogieron  como  criada,  se  conoce  que  escaseaban  bastante  las  muchachas  de  servir, y  fue  el  señor  mas  que  la  señora  el  que  quiso  que  me  quedara  en  su  casa. Era  comandante  de  caballería. estuve  bastante  bien  allí, y  se  me  olvidó  las  vejaciones  de  mi  madrastra. Me  trataban  y  me  tratan  pues  son  los  mismos   señores  con  los  que  estoy  sirviendo. Como  militar  lo  trasladaron  aquí  o  pidió  el  esta  plaza, eso  no  lo  sé, pero  me  tomaron  tanto  cariño  que  me   suplicaron  que  me  viniese  con  ellos, y  aquí  llevo  unos  cinco  meses, pero  como  soy  algo  tímida  no  conozco  a  nadie  a  fondo  solo  de  pasada, y  me  gusta  estar  sola  y  aquí  me  has  encontrado  en  este  solitario  rincón  del  parque,  sola  y  con  mi  nombre    que  aun  me  hace  mas solitaria.
  Francisco  le  limpió  con  su  burdo  pañuelo  militar  una  lágrima  que  resbalaba  por  su  morena  mejilla  y  atrayéndola  hacia  él  la  besó  en   la  boca  con  un  beso  ardiente, amoroso  y apasionado. Ella  no  opuso  resistencia, y  así  nació  el  amor  entre  el  soldado  y  la  marmota.
  Muchas  tardes  se   amaban  en  su  solitario  parterre  bajo  la  acacia  verde  y  blanca    que  fue  testigo  de  su  idilio. Allí, se  prometieron ser  el  uno  para  el  otro, casarse  y  tener  hijos. Francisco  le  prometió  que  estudiaría  para  ser  algo  en  el  ejército y, poder  mantener  a  ella  y  los  hijos  que  vinieran,  si  una  bala  rifeña  no  acababa  con  su  vida, ya  que  pronto  iba  a  partir  con  sus  compañeros  al  monte  el  Gurugú  donde  diariamente  se  libraban  encarnizadas  batallas  con los rebeldes del  cabecilla Adelkrin.
  Una  tarde  Soledad  se  quedó  esperando  a  su  novio, no  acudió  a  la  cita  amorosa  vespertina  que  desde  hacía  un  mes  mantenían, y  es  que  al  muchacho  ya  preparado  en  materias  militares  y aprendida  la  instrucción  y  las  guerrillas  de  mentira, se  lo  llevaron  a  las  guerrillas  de  verdad . Soledad  se  quedó  más  triste  y  más  sola  que  nunca.  Su  única  ilusión  era   la  foto  que  se  hicieron  en  el  parque  que  de  tanto  besarlo  tenia  velada  la  imagen. Lloraba sin  consuelo, pero  también  se  resignaba  y  cuando  leía  las  bajas  en  la  lista  de  capitanía  general  y  no  aparecía  el  nombre  de  su  novio  era  una  alegría  relativa la  que  sentía.
    En lo  alto  del  monte  del  Gurugú,  Francisco  se  batía  con  ardor  y  valentía, junto  a  sus  compañeros, haciendo  huir  muchas  veces  a  los  moros  que  atacaban  inesperadamente, sin  saber  de  dónde  salían. Todos  los  españoles  defendían  con  coraje  aquella  tierra,  que  otros  habían  conquistado, aunque  a  decir  verdad  tampoco  le  faltaba  razón  a  los  rifeños, ya  que  era  tierra  suya, pero  esto  no  nos  incumbe  y  vamos  a lo  que  le  sucedió  al  novio  de  Soledad.
   Los  hospitales  de  Melilla  estaban  a  rebosar  de  heridos, pues  todos  los  días  los  carros  de  sanidad   llevaban  heridos  de  todos  los  regimientos  que   se  batían  en  el  monte. Hacían  falta  enfermeras, mujeres  que  atendieran  a  los  heridos, por  eso  el  gobierno   lanzo  una  proclama,  que  todas  la  mujeres  que  tuviesen  valor  y 

 

 

 

Quisiera colaborar  con  las  enfermeras  de  los  hospitales de Melilla , y  en  especial  en  el  Hospital Militar  donde  tantos  heridos  llegaban  a  diario.
  Pidió  permiso  Soledad  a  su  señora, para   ponerse  de  ayudante  en  el  hospital  militar, ella  tenía  la  corazonada  de  que  su  Francisco  la  iba  a  necesitar.  Su  ama  que  era  muy  buena, le  concedió  la  petición  siempre  que  fuese  reemplazada  por  otra. Era  difícil  encontrar  otra  muchacha, pues  ella  conocía  a  pocas  en  la  ciudad, pero  hablando  con  unas  y  otras  en  la  calle, logró  que  una  muchacha  joven  de  no  más  de  diecisiete años la  reemplazara  por un  mes. Y  aquí  en  el  hospital  militar, vemos  a  Soledad  con  una  enfermera  titulada,  quitar  vendas  sucias, y  desinfectar  heridas llevando  a  los  valientes  soldados  españoles   esperanza  y  cariño  haciéndole  mas  llevadero  sus  dolores  y  sufrimientos.
   Una  tarde  llegaron  muchos  heridos al  hospital. se  había  librado  un  fuerte  combate  en  las  laderas  del  monte, los   rifeños  querían  tomar  Melilla  a  toda  costa, pero  no  lo  lograron, los  valientes  soldados  españoles  derramaron  mucha  sangre, pero  los  moritos  no  tuvieron  más  remedio  que   marcharse  en  retirada  después  de  haber  perdido  muchos  hombres  y  tener  muchas  bajas  en  heridos.
  Aquella  tarde  Soledad,  estaba  inquieta, nerviosa algo  presagiaba.  Cuando  llegaron  los  carros  con  los  heridos  fue  a  prestar auxilio inmediato  y   ¡ay!  En  aquel  carro   estaba  su  Francisco,  mal  vendado  , sucio  y  chorreando  sangre  por  un  brazo. Se  abrazó  a  él  manchándose  de  aquella  sangre  caliente, la  sangre  de  su  amado. El  la  miro  con  ojos  tristes  apenados, y  le  dijo.
-- Es  una  herida  en  un  brazo, pero  lo  tengo  destrozado, pues  una  granada  me  ha  estallado    en  el, puede  que  lo  pierda, y  es  el  derecho.
  Efectivamente  el  brazo  diestro  estaba  desecho,  el  remedio  era  la  amputación.
  Soledad  lloró  a  lágrima  viva, había  nacido  como  él  para  sufrir. ¿Porqué  las  almas  atormentadas  suelen  unirse  en  sufrimiento?  Eso  solo  Dios  lo  sabe.
    Le  amputaron  el  brazo  derecho, era  lo  más  fácil,  aquel  amasijo  de  carne  sanguinolenta  no  tenía  otra  compostura. Dos  meses  permaneció  nuestro  amigo  Francisco  en  el  hospital, y  dos  meses  estuvo  Soledad  a  su  lado, curándole,  amándole  y animándole.—No  te  apures- le  decía  al  verlo  triste, que  si  no  puedes  trabajar  si  te  dan  de  baja  en  el  ejercito, yo  trabajaré  para  los  dos  y  nuestros  hijos, pero  ya  que  Dios  ha  hecho  que  nos  amemos  seremos  hasta  que  él  quiera  el  uno  para  el  otro. –Bella  alma  la  de  Soledad.
   Pero  no  causó  baja  en  el  ejército, por  su  heroísmo, patriotismo  y  valentía  fue  ascendido  a  sargento, con  escalafón  abierto. Como  no podía  hacer  servicio  de  armas,  lo hicieron  por  orden  del  general  de  la  plaza encargado de entretenimiento  y  material,  con  paga  de  caballero  mutilado  por  la  patria, concediéndole  la  medalla   al  mérito  militar con  distintivo  rojo. Podía  mantener  una  familia  si no  con  mucha  opulencia  si  desahogadamente.
  Tres  meses  más tarde, contrajeron  matrimonio  en  la  catedral  de Nuestra  Señora  de  la  Victoria, patrona  de  la  ciudad. Ella  con  un   sencillo  pero  bonito  traje  blanco, con  su  ramo  de  pureza- lo  podía  llevar- y  él  en uniforme  de  gran  gala,  con  sus  condecoraciones  y  su  manga  vacía.
  Vivieron  muchos  años  felices, pues  la  guerra  se apaciguo, en  un pabellón  militar  del  acuartelamiento, le  nacieron  dos  hijos, niña  y  niño. Francisco  ascendió  hasta  teniente, a pesar  de  sus  pocos  estudios, Soledad  se  encargó  de su  casa  , cuidar a  su  marido  y  sus  e hijos.
  Los  niños  ya  son  hombre  y  mujer, el  militar  como  su  padre pero  con  mas  graduación, y  ella  jefa  de  las  enfermeras  del  hospital  militar.
 
 Vivieron hasta  los  ochenta  y  pico de  años. Hoy  a  sus  tumbas  no  le  faltan  las  flores. Todos  los  días  una  madre  llamada  Soledad  y  su  hija  del  mismo  nombre, llevan  flores  a  las  tumbas, y  allí  muchas  veces  se  encuentran  con  dos  Franciscos, hijo  y  nieto  del valiente  soldado  y  la  abnegada  marmota. Se  funden  en  un  abrazo  y  rezan  un  padre  nuestro  por  aquellos  que  le  dieron  la  vida.

FIN

  Este  cuento  tiene  ribetes  reales,  me  lo  contó  mi  abuelo   que  fue  soldado  en  Melilla, cuando  el  desastre  del   Barranco  del  Lobo.

 

                                                    Juan J. Hormigo Bautista- Marzo  2008