hormigo

 

POESIAS VARIAS

por Juan José Hormigo Bautista.

 

 AQUELLA RUMANA. . . . . . . .01-05-2014

                         Juan Hormigo Bautista

  De aquella rumana madre
Que conocí en Badajoz
 Y me la lleve a mi casa,
Hoy he recibido una carta
De su Bucarest  lejana
Y con letras borronosas
De  incontenidas lagrimas
Me dice que nos recuerda
Y mira el mapa de España.,
 Me dice que ya es abuela
 De una preciosa niña
Que le ha dado su hija
Que  a mi, abuelo me llamaba
 Recuerda a  mi Badajoz
Y el río Guadiana
Y el viejo Puente de Palmas
 Los versos que declamaba
Hablando de su Danubio
Y de sus tierras  doradas.

 Me dice que  le de besos
A mi Maria del alma
Que fue mas que amiga hermana
Y que tanto le ayudaba.

 Y para finalizar
Yo  resumo en letras claras
Esta cosa que me dice
Y que me ensancha el alma.

 Si algún día tengo dinero
Visitare vuestra casa
En Guadiana del Caudillo
El pueblo  del que me hablabas
Y os daré muchos besos
 Y os colmare de gracias
Porque en mis quince años
Que  viví en vuestra España
Habéis sidos las personas
Que me alegraron la estancia
Encontrando en vuestro ser
Amor ilusión y esperanza
Y lo cumplisteis muy bien
Trayendo mis hijos a  casa
Que vosotros  nos encontrasteis
En la ciudad que nos cobijaba
Badajoz la capital
Que a mi tanto me encantaba.

          Anna  Elena Monteau

 

2014. . . . . . .11-01-2014

 Que el año que ha empezado
Sea el año de la dicha
Que haya  trabajo y salud
Que es la mejor alegría

 Cariño paz y comprensión
Que los niños estén contentos
Que en su inocencia no sufran
Y que  hagan otro mundo
Sin egoísmos ni envidias

No mas violencia de genero
Ni ninguna otra violencia
Ni hambre, ni guerras ni odios
Ni ladrones   de las mesas .

Políticos mentirosos
Prometen lo que no sienten
Pero entre  mando y mandos
No dejan de enriquecerse

Que terminen los desahucios
Todos tengamos un techo
Que el 2014 no sea año de miedos-

                          Juan Hormigo

 

EN EL OCASO. . . . . .29-07-2013

 Hoy he vuelto a recordar
Aquella senda olvidada
Que recorrí cuando niño
En frías y tristes mañanas
De inviernos blancos de escarchas,
De primaveras rosadas
De calurosos estíos
Y otoños de uvas doradas

Senda que yo recorrí
En mi memoria de niño
Con las  flores  de alelí
 en aquel vergel  peregrino

Aquella niña bonita
De pelo color de oro
Que en ellos reflejaba
Sus rayos de oro Apolo

 

 Senda del tiempo olvidada
Que hoy he vuelto a recordar
En mi magín con nostalgia
Junto al manantial

¡Agua del manantial
 que  unas manos primorosas
me calmaron  el ardor
entre  azucenas y rosas.
De aquel   sueño de mi infancia
Cuando la luna asomaba!

Y llegaron otras épocas
Y aquella senda hollada
Se quedaron en el tiempo
En mi memoria olvidada

*    *    *

La luna de primavera
Con su  brillo plateaba
Las aguas del manantial
Donde ella se  lavaba

Yo la miraba en silencio
Viendo su tez bronceada
Ofreciéndome el cabello
Para que yo la peinara

Aquellas tardes ardientes
De  siega trilla y parvas
Me llevaba el agua fresca
En su boquita de nácar
Y bajo la parra verde
De dulces uvas moradas
Mirábamos nuestros  ojos
Sin necesitar palabras
Para expresar aquel amor
Que nos salía del alma

Y otra vez el otoño
Y otra vez la nostalgia
Y otra vez el manantial
Y la dulce y fresca parra

Y así llegaron las nieblas
Las lluvias y las escarchas
Y ella se marchó de allí
dijeron que a tierra extraña

 Yo me olvide del vergel
De las cristalinas aguas
Del dulce manantial
De los olivos y la parra
Y también de aquella niña
Llamada Maria Fernanda

Y hoy en el atardecer
De mi vida ya marcada
He querido visitar
Aquella senda olvidada
Y no he logrado encontrar
Ni manantial ni parra
Ni el vergel ni los olivos
Donde ella se peinaba
Ni la casita encalada
Donde tenia su morada

Pero el céfiro  suave
De la aurora mañanera
Me trae  aromas de flores
Y  olor de primavera
Y de los cabellos de oro
De la niña que marchó
A otras lejanas tierras

Fueron amores de niños
Que perduran en el recuerdo
De un abuelo ya caduco
En la distancia del tiempo.

Juan hormigo bautista

 

A UNA EMBARAZADA. . . . . . . . .21-05-2.013

Cuando pasa a mi lado
Una mujer embarazada
Siento en mi   tal alegría
que se me sublima el alma
                             
 Porque ese vientre abultado
Tan bello y tan primoroso
Es portador de la vida
Lo mas  preciado y hermoso
Que hizo Dios en los seis días.

Y mi alma se ennoblece
Y mi corazón palpita
Y mis ojos se humedecen
Al ver  la mujer encinta

Porque esa rosa de amor
Nacida en un jardín
Lleva en su vientre  el candor
 como flor del mes de abril

 Siéntete mujer encinta
Siéntete  tu muy dichosa
Que Dios ha puesto en tu entraña
Una rosa o un clavel
Para alegrar tu morada.

                  Juan Hormigo Bautista

 

EL FILIPINO. . . . . 21-05-2.013

    Dedicada a mi tío abuelo Gonzalo Hormigo

 De mirada franca
Formal y prudente
Vino al mundo
El 4 de diciembre
Del año 89  /(1889)
En la Fuente del Maestre

Nunca asistió a colegios
Porque ya desde pequeño
Tuvo que ganar el sustento

Trabajaba en el majuelo,
Una viña pequeñita
Que heredó de su abuelo
Cuando soldados de Napoleón
por la fuerza tomó el pueblo.

Con la azada y las manceras
Criaron callos sus manos
Sin embargo, sabia leer y escribir
Con faltas de ortografía
Pero.., todo se entendía.

Y llegó a los veinte años
España marchaba mal
Mucha hambre y miseria
Y por si fuera poco
Nos declararon la guerra.

¡Ay Gonzalo! en que año has nacido
que a la guerra has de irte
que tu no tienes padrino.

 Y allá se lo llevaron
A la isla de Luzón
A luchar   contra tagalos.

Treinta días tardo el barco
Hasta aquellas lejanías
Y allí luchó cuerpo a cuerpo
Con las huestes de Aguinaldo

Una tarde muy oscura
Que también estaba tronando
Coparon la posición
Quedando acorralados-

¿ Como salimos de aquí?
Dijo el teniente a sus hombres
Este cerco hay que romper
Y que siga la Bandera
Que de España esto es.

Pero para salir vivos

Uno puede no volver
Y necesito a un hombre
Que no le tema  a la muerte
Y si alguno está dispuesto
Que de un paso al frente.

Fue toda la compañía
La  que dio el paso  potente.
Pero fue al soldado Hormigo
Al que eligió el teniente.
¡Tú! ¿estas casado?

-No. Mi teniente
ni tengo padre ni madre
y no le temo a la muerte

¡Vivan los hombres con huevos!
 Dicen que exclamo el teniente

Pues tienes que prender fuego
Al tupido matorral
Y nosotros disparando
Los rebeldes huirán.
Y como somos españoles
Nadie nos arredará.

 Con  periódicos viejos
 una caja de cerillas
Y el fusil colgado al hombro
Se interno entre las dos líneas

Y aunque le llovían las balas
Logró encender la cerilla
Prendiendo en el papel
Llama roja y amarilla
Eran los colores de España
Y le dio mas valentía

El papel salió ardiendo
Y todo aquel matorral
Ardía como la tea
Y el pudo regresar.

Salió el enemigo a escape
Y los amigos de Gonzalo
Disparaban sin cesar
Y la Enseña de España
No  lograron ultrajar

 Cuando estaban reunidos
En el patio del Cuertel
El teniente con paso firme
Se dirigió al Coronel

“ Mi Coronel” con el debido respeto
yo quisiera proponerle
un ascenso  a Hormigo
por ser un soldado valiente.
El, mi Coronel
Ha salvado la bandera
Y a todos de una muerte  inminente
Se merece los galones
Pues no  le teme a la muerte

Concedido-dijo el Coronel

Y aquel teniente bizarro
Le puso en los dos brazos
Rojos galones de cabo

Esa fue la recompensa
De aquel soldado bragado
Que demostró dos bemoles
Estando acorralados

 Una medalla sin paga
Sufrimiento por la patria
Y una bandera de seda
De colores rojo y gualda.
Que guardó con gran pasión
 al grito de Viva España

 Lo conocí siendo yo un chiquillo
, encorvado y macilento
Con un garrote en la mano
Paseando por el pueblo

Le llamaban el filipino
Por estar en Filipinas
Hasta que los yanquis
Se apropiaron de las Islas

 Era humilde y sencillo
Y en las fiestas se ponía
El traje de rayadillo
Con sus galones de cabo
Y la medalla  en su sitio

Este era el orgullo
Que de allí había traído

Fue hermano de mi abuelo
Se llamó Gonzalo Hormigo.

           
Juan Hormigo Bautista

 
  TU HIJO, MI HIJO NUESTRO HIJO. . . . .26-09-2.012

tu hijo

 Acaricio  tus  pechos
Henchidos de leche
Cuando amamantas al hijo
Que tienes abrazado con tus brazos de seda
En el lecho de la vida

 Tu hijo, mi hijo nuestro hijo
El que alegra  nuestro amor
Que amasado de rosas y leche
Tu lo has traído a la vida.

Si, a la vida, Porque tu mujer
Eres la puerta del mundo
Llena de amor profundo
Cuando amamantas a tu hijo.

Y yo te contemplo emocionado
Acariciando tus pezones
Llenos de amor y de dicha

Porque tu eres la rosa divina
Que has alegrado mi vida
Llena de sombras tenebrosas.

 A ti madre y mujer
Que con tu leche tibia
Das vida  y das alegría
A ese niño o niña
Que en tus brazos  se adormece
Y tus ojos se te llenan
De lágrimas  de ternura
Y en la almohada tu cabeza
Beso yo por mi ventura.


(Dedicado a las madres primerizas)

    Juan Hormigo Bautista.

 

EN UN TREN ANDALUZ. . . . . 22-08-2.012

Aquella luminosa y  gélida noche
 En Castellón, subí al tren de Andalucía
Mi destino, mi tierra Extremadura
Ya que en Alcázar aquel tren se partía

 Me senté en mi asiento de tercera
Que a luz de una bombilla relucía
Y me arrellané de tal manera
Para pasar la noche  larga y fría
Arropado con mi manta me dormía
Y al llegar a la estación del norte
De la bella  capital levantina
Las  luces del anden iluminaban
A una mujer morena y fina.

 

Asomado a la ventanilla me decía
“ si esa bella muchacha cayera a mi lado
el viaje mas corto se me haría.
 `¡Eh, sorpresa! La morena la portezuela de mi compartimiento abría
 Y juntito a mi lado se sentaba
Ya que de los asiento en la estancia era el que libre estaba.

 

 Buenas noches saludó la fémina
Mientras en la rejilla su maleta colocaba
Y queriéndome mostrarme muy galante
A subirla  ufano le ayudaba

 Se sentó  junto a la ventanilla
Cuando la locomotora ya rugía
Y  lentamente  se alejaba
Dejando la estación semivacía.
La mire a trasluz de la bombilla
Y sus ojos negros despedían
Un fulgor de  tristeza y melancolía
Que se clavaron en el alma mía.

 ¿ Va usted muy lejos señorita?
Me atreví a preguntarle en cortesía
Y ella mirándome a la cara, respondió
Si.
, voy  a Mérida a casa de mi tía

 Que bien, iremos juntos si no le importa
Pues yo me bajo mas allá
En la estación de  Guadiana, señorita
Si usted lo ha oído nombrar,

 No,  yo soy valenciana
De la huerta de Alboraya
Pero en Extremadura  vive mi tía
Y es la primera vez que salgo de mi tierra
Y voy algo confusa y aturdida.

 Pues no se preocupe
Que yo la guiare 
Y si algo necesita
No dude en pedírmelo usted.

 Gracias caballero, es muy amable
¿ es usted extremeño o andaluz?
Porque ni valenciano ni catalán---
 Por  el acento no me he de engañar,

Extremeño señorita
Y puede llamarme  Juan
Que ese nombre me pusieron
Al llevarme a bautizar.

 Pues yo me llamo Amparo

Claro siendo valenciana
Otro no podía ser
Y de la huerta de Alboraya
¿otro  le iban a poner?...

 ¿Cómo lo sabe usted?
Porque he vivido allí
Muchos años y lo se

  ¿ Tiene usted frío señorita?
Puede  arroparse con mi manta
Porque yo  estando  a su lado
Me siento calientito a Dios Gracias.

Me miró desconfiada
Tal vez no le cayeron bien estas palabras
Porque ni tomó la manta
Ni volvió a dirigirme la charla.

 Mientras el tren  corría sin cesar
Y por el cristal de la ventanilla
Veía su cara reflejar.

 Y queriendo disculparme
Creyendo haberla ofendido
Le pedí perdón por mis palabras
Ya que creí que torpe había sido

 Ella sonriendo me miró
Y con voz dulce y suave
Estas palabras respondió.

-No caballero no me ha ofendido
Me halagan los piropos  bien  hechos
Y si no he cogido su manta
Es por no proporcionarle frío.

-OH! señorita, no lo haga por mi
¿ no le he dicho que a su lado
el frío se me termina

y al mirarle sus ojos
 llenos de  melancolía me atreví a decirle.
Me parece que a usted
no le ha ido bien la vida.

Muy largo es de contar
Pero  como el viaje es lejos
Tiempo de sobra habrá.

Me desprendí de mi manta
Y con ella la cubría
Y  otra vez sus ojos tristes
Con su mirada melancólica
Mi alma estremecía

Yo caballero-empezó
Soy una madre soltera
Que mi hijo había muerto
Eso dijo la partera,
Pero fue mentira
He descubierto después
Que vive en Mérida
En casa de mi tía
Y voy a por para  que estemos juntos
Para el resto de mi vida.

 Como todas las muchachas
Un día me enamoré
De un apuesto señoríto
Que me prometió amor
Riquezas y  bienestar
Y como era muy joven
 no lo quise rechazar

Pero el no se callaba
Y mucho me prometía
Hasta que  ya seducida
En sus brazos caí rendida

 Y cuando un día le dije
Que algo latía en mis entrañas
No volvió a mi morada
Y  allí me dejó preñada

Mi padre quiso buscarlo
Para que  cumpliera  su deber
Pero yo le dije- padre
No  quiero  unirme a el
Porque si de mi ha marchado
 Es porque no siente amor
Y mejor madre soltera
Que  casada en  desamor

 Y así pasaron los meses
Hasta que llego ese día
Que quiso el niño ver la luz
Que en su claustro no veía.

 Me desmaye a dar a luz
Me dijeron que  era muerto
Mejor era que no lo viera
Par ahorrarme sufrimientos

Como puede  comprobar
Todo aquello fue una farsa
Para resguardar  mi honor
 y no estuviese manchada.

 Pero el corazón de una madre  no engaña
Y me decía que mi hijo
Estaba en un lugar de España
Me decían que me callara
Que me había vuelto loca
Que el niño estaba muerto
Por el bien de todos y mi honra
Y un día llego el cartero
Y una carta  traía
Con matasello de Mérida
Y no se porque
Mi corazón con mas fuerza me latía
Cuando abrí aquella carta
 Traía una fotografía
Era de un niño hermoso
 rubio  de ojos  muy claros
Y me pareció que veía
AL que me dejó en estado
Si, era mi hijo
 No había duda
Y me puse a leer aquella carta con premura

 Querida sobrina, perdóname
Yo no quería, pero la presión e tu madre
Que es la hermana mía
Era tan fuerte que no supe negarme
A mantener la porfía
Y acepte, y aquí esta tu hijo no murió como te hicieron creer
Yo lo he criado, le he dado mi amor
Y el me llama madre 1Que dolor!
 Han pasado cuatro años
Me remuerde la conciencia
Por no saberme oponerme
A aquellas exigencias.
 Míralo esa es su foto
¿a que es guapo?
 Cuando me pregunta por su padre
Se me revuelve el estomago
Al no poder responderle
Que padre no tiene
Y su madre esta muy largo.
 Así, que si puedes ven a por el
Y aunque yo lo quiero mucho
No tengo derecho a el
Mientras tu sufres por dentro
Por no poderlo tener
Y abrazarlo y besarlo
Como una madre sabe hacer.
 Aquí está sobrina
Ayer ya lo preparé
Y te espera con su  risa
Y su llanto, lo enseñe
A amar al prójimo
A rezar y que fuera bueno
Y a querer a la madre
Que un conocerá
Abrazara y besará
Porque es muy buena y muy guapa
Y también muy desgraciada.
 Nada mas sobrina
Aquí tienes a tu prenda
Yo no lo quisiera dar
Pero  es tu hijo
Y eso a una madre
No se le puede quitar.
Otra vez te pido perdón

Y  aquí tienes a tu hijo

Que de nombre le puse Antón

 Y hasta aquí mi historia señor.

 Le miré sus negros ojos
Y  vi una lagrima rodar
Por su morena mejilla
Al filo la “madrugá”

 Me quede tan asombrado
Que no supe decir mas que,
Pobrecita, mucho has sufrido
Pero  te espera la felicidad

 Y al llegar a Don Benito
El alba ya clareaba
Me preguntó impaciente
Que Mérida donde estaba

 Queda ya poco Amparo
 Tres estaciones no mas
Para conocer a tu hijo
Y siempre poderlo amar.

Y aquel tren de Barcelona
Que se partió en Alcázar
Rumbo a mi Extremadura
Llevaba las esperanzas
De una pobre mujer
Que le robaron al hijo
Por  la falacia del mundo
De una honra ¿perdida?
Que honra existe mayor
Que la de una madre querida
Aunque ese hijo haya nacido
Por una tiranía
Que  muchos hombres
Ofenden, a una mujer sencilla.

 Y allí en la estación de Mérida
Me asome a la ventanilla
Y vi a una mujer mayor
Que  en brazos un niño tenia
Y al bajarse la viajera
Que me hizo compañía
 Exclamó fuera de si
¡Hijo . hijo de mi vida!
Ya está aquí tu madre
Esa que tanto te quiere
 Y por ti dará la vida.

Y cuando arranco el tren
A su destino final
Pensaba en la morena
Que había dejado atrás.

Nada hay como una madre
Por su hijo es capaz
De entregar su vida entera
¿qué mas se puede entregar?

 Y al llegar a Guadiana
El tren paro un momento
A que bajaran viajeros
Mientras las traviesas blanqueaban
De la escarcha de Enero.

                                   Juan Hormigo Bautista

 

EL LLANTO DE UN NIÑO. . . .14-05-12

Llora el niño en su cunita
¿tendrá hambre, tendrá frío?
¡si esta muy bien tetado!
Y cubierto con ropitas
Que su mamá le ha comprado

¿por qué llora entonces?
Es recién nacido
Y echará de menos el claustro materno
¡que feliz allí ha sido!

Ha venido al mundo
Es muy pequeñito
Su mamá lo cuida
Su mamá lo mima
Esta preocupada
¿por qué llora el niño?

Pero...ya se calla
Ahora sonríe
¡Dios mío de mi alma!
Que felicidad y dicha
Trae esa sonrisita.

Yo me emociono
Cuando veo a un niño

Tan dulce y alegre
Como mariposa
Que blanca y lustrosa
De flor en flor se posa
Y cuando lo siento
reír o llorar
Se enternece el alma de felicidad.

¡Que dicha mas grande
que amor mas sublime
es para una madre
y también  para un padre
la risa del hijo
que desde la cuna
parece decirle.
¡mamá muchas gracias
por traerme al mundo
tu eres muy buena
no me has matado
ni me has arrojado
a un contenedor
no me has abortado
yo seré tu dicha
yo seré tu gozo
y cuando sea mayor
te traeré regalos
te colmare de besos
y también de abrazos
¡Que cosa mas grande
que dicha inmensa
tengo a mi hijo
nada me hace falta
vale mucho mas que las excursiones
que las barbacoas
y televisores
que coches de lujo
y casas de cine
y otras muchas cosas
porque ese hijo/a
que tengo en mis brazos
me hace ser persona
mas buena y humana
y cuando oigo su llanto
me da mucha angustia
y lo amamanto.

Y cuando la risa
Aflora en sus labios
Ya no soy la misma
Que me he transformado
Porque una mujer
Que se sienta madre
Su hijo la hace
Mas noble y hermosa
Mas mujer y mas grande.

      Maria VC y Juan HB

 

EN UNA NOCHE DE INVIERNO . . .14-05-12

 

En una noche de invierno
Cuando más nieve  caía
Con mi capa y mi tricornio
Salimos de correrías.

 Y sentada en  el tronco de un olivo
Vestida  de viejos harapos
estaba aquella mujer
Y entre sus piernas un saco

_ Mujer, ¿cómo esta noche  infernal
has salido de tu casa?
Y me respondió llorando
-Tengo a mi madre en la cama
Enferma de calenturas
Y he venido  a coger
Medio saco de aceitunas
Para venderlas mañana
En el molino la uña

Para poderle comprar
Unas cuantas medicinas.
A mi madre de mi alma
Que si no se morirá
Porque no tengo dinero
Para podérselas comprar.

¡Dios mío! Dije al compañero
este es dilema grande
esto es un gran dilema
esta mujer ha robado
y le espera una condena ¿Que hacemos?
No se que decirte,
Tiene una ropa muy mala
Tiembla de miedo y de frío.

 Nuestra misión es proteger
A todos los desvalido
Pero lo es también
Denunciar al que ha infringido
-Pues manos a la obra.
Tapemos a esta mujer
Con las capas que llevamos
La llevaremos al pueblo
Con el medico hablaremos
Que esta mujer esta enferma
Precisa reconocimiento
Y así con mi tarjeta
Recetara el  medicamento
¿Y si  este se resiste?
Habrá que hacer un esfuerzo
Muy complicado es eso
A tanto no me comprometo
Mejor es dejarla marchar
 En esta noche de infierno
Y que Dios reparta suerte
Nosotros poca tenemos.

¡No! Esta mujer hay que llevarla
para que la vea el médico
¿Pues no ves que  esta también enferma?
-Pues vamos y lo que Dios quiera sea.
Cuando llegamos el pueblo
Nos esperaba el teniente
¿Donde lleváis a esa mujer?
Le contamos la desgracia
Anda mujer, márchate tranquila a casa
Y mañana en cuartel
Trataremos de salvarla

Y a la mañana siguiente,
Con la nieve aun reciente
Se presenta la mujer
Al despacho del teniente.
 En la mesa dos paquetes
Envueltos en papel de estraza
Alimentos y medicinas
Que el oficial  le llevaba.
 Eso es para tu madre, y para ti si te hace falta
Pero tengo que denunciar
Porque has cometido una falta
Y entregarla en el juzgado
Que   mandan las ordenanzas
 Que así es la  Guardia Civil
La Guardia Civil de España.


 
                      Juan Hormigo Bautista

 

¡¡Maldito Dinero!!. . . . . . . . 24-12-11

En este mundo falaz
Grosero infiel y embustero
Donde no existe igualdad
Si no se posee dinero.
  Un egoísta informal
Mentecato y chapucero
Siempre será alabado
Si posee mucho dinero.

 Ni la iglesia ni el estado
Estatutos y compañías
De todo el mundo entero
No te tenderán la mano
Si careces de dinero.
Personajes y personajillos
Futbolistas y toreros
Y meretrices de lujos
Son alabados y aplaudidos
Si es que tienen dinero
 En cambio el pobre obrero
Trabajador incansable
Pilares del mundo entero
Le llaman pobres pelanas
Porque no tienen dinero
 Y esos trabajadores
 Del campo que sacan siempre
Las cosechas al Imperio
Que alimentan tantos vagos
Y vividores del cuento
Nunca son reconocidos
Porque no tienen dinero.

 Es el poder del dinero
Así es la vida
Hipócrita y maliciosa

De barrera infranqueable
Para el carece de dinero.
 En cambio el que lo posee
Se le abren a su paso
Las puertas del mundo entero.
¡Maldito sea por siempre
el vil e inmundo dinero
!

    Juan Hormigo Bautista

 

Ha nacido un niño . . . .16-12-11

hanacidounnino

En la fría noche
Del mes de diciembre
Cae blanca nieve
Cae sin cesar
Y un matrimonio
Busca en Belén
Una posada para descansar
Pero  las puertas se cierran
No mas de llamar

Se llama Maria
Y el es José
Ella se halla encinta
No saben que hacer
De pronto una estrella
Ilumina a José
Hay en las afueras
Un establo
Le dice a Maria
Iremos a el
Y allí los recibe
Una mula y un buey
Porque el que viene
Es el redentor
Y necesita   que le den
Que le den calor.
Las doce han llegado
Y el niño también
Que alegría tienen Maria Y José
La estrella ilumina
El humilde portal
Ha nacido el niño
Que quiere la Paz

 

   FELIZ NAVIDAD

      Juan Hormigo Bautista

 

Feliz Navidad . . . .16-12-11

feliznavidad

Noche de paz
Noche de amor
Ha  un niño
Que es hijo de Dios.

Allá en Belén
Suenan campanas
Ha nacido un niño
Se alegra el alma.
 Niño Jesús de mi alma
Niño Jesús de mi vida
Tráenos la paz a la tierra
Y a los niños la sonrisa.

 No todos los niños
Están esta noche alegres
Unos duermen en cartones
Otros no tienen ni leche
Para hacer su madre un arroz
Mientras nosotros nos hartamos
De langostinos y jamón
Perdóname niño mío
No quiero amargar la fiesta
Pero tú vienes al mundo
A compartir el amor
La paz y la caridad
Entre todos los humanos
Cosa que todos olvidamos
Ante una cena suculenta
La noche de Navidad.

              Juan Hormigo Bautista

 

LA ROMERIA. . . . .12-04-11

san isidro

  Ataviada van las mozas
Con sus pamelas de paja
Y una rosa en el pecho
Y las cintas  que engalanan

 Van a la romería
Del santo patrón del pueblo
Unas montadas en jacos
Otras en coches de mulas
Otras a pie caminando
Cantando coplas de amor
Van  detrás del Santo
San Isidro Labrador
Que aguerridos mozos portan
A hombros con mucho ardor
Y así llegan a los pinos
Donde  se jalean y bailan
Dándose besos de amor
La que esta enamorada
Con el mozo que ella ama
Bajo la sombra callada
De una encina o de un pino
O una frondosa acacia.

 Y al llegar la noche todas
Vuelven contentas a sus casas
 Unas han encontrado el amor
Otras  quedan como estaba

Y el pueblo allá en el valle
Esperando su llegada
Las recibe en el amor
Que han dejado en sus casas.
 
 Ha sido la romería
Un día de campo alegre
Día de nuestro patrón
Que ha bendecido los campos
Que con el sudor de su frente
Labra ufano el labrador.

        Juan Hormigo Bautista

 

PRIMAVERA. . . . . .12-04-11

PRIMAVERA

Bella estación del año  
Que dulce es la primavera
Se inspiran los poetas
Se ríen los enamorados
Vuelan mariposas blancas
Entre las rosas y los nardos
Y los ruiseñores cantan
Desde la rama de un árbol
¡Primavera!
primera estación del año
que dicen que la sangre altera
Todo es amor y alegría
Al sol de la primavera
Bajo los verdes parterres
Mi corazón me palpita
Y se llena de emoción
Con los canticos y las risas
De las niñas casaderas
Que esperan con ilusión
Al galán que las lleve
Al mundo de la pasión.

      J. Hormigo

 

Por las embarradas calles. . . .12-04-11

De mi adorada villa
Jugaba cuando era niño
Con pelotas retorcidas
¡ Que feliz era yo
cuando jugaba  de día
con Luisa, Mónica
Rafaela y Maria
Muchachas de aquellos tiempos
Llenas de inocencia viva

Y luego con los amigos
De la infancia de mi vida
Por las calles embarradas
Con espadas de madera
Que un carpintero hacia.
Todos éramos Guerreros
Del Antifaz, que osadía
Mientras que Luisa y Mónica
Querían ser Ana Maria
Ninguna quería ser mora
Como Zoraida y Aixa
Y el Guerrero con su espada
Los sarracenos vencía
Llevándose como premio
Un beso de Ana María.
¡OH!¡infancia de mi vida!
Por las calles embarradas
De mi adorada villa
Con el aro y con el gancho
Todas tus calles corria
Que feliz éramos todos
Los niños de mi pandilla
José, Diego y Juan Santino
Y Antonio el de la Isidra
¡Todos que buenos amigos!
 Hoy ya faltan algunos
Que Dios ya se los llevó
Para jugar en el  Cielo
Con nuestro insigne Patrón
Cristo de las Misericordias
Te alabamos con fervor

    Juan Hormigo Bautista

 

  CON MI SIGMA ME PASABA. . .04-02-11

Con mi sigma me pasaba
Las horas muertas del día
Y luego cuando era noche
A mi sigma yo volvía.

Cuando mis niños dormían
Yo le daba al pedal
Cosiendo  sabanas blancas
E iniciales de novias
Que presto iban a casar.

 El sueño  a mi me atacaba
Pero había que terminar
Aquella prenda dorada
Para el tálamo nupcial.

 A veces yo me paraba
Dejando a la sigma inerte
Para ver a mis retoños
Dormiditos en sus camitas
Que los Ángeles los guardaban
Aquellas caras bonitas

 Mi marido no está en casa
Que está recorriendo calles
O los montes y cañadas
Buscando a los malhechores

Y yo dale que te dale
Al pedal de mi maquina
En noches interminables
Y tenia por compañía
El retrato de mi madre.

 Por fin ya clarea el día
Se abre la puerta de casa
Y aparece mi marido
Con su tricornio y su capa.

 ¡ Gracia Señor muchas gracias!
Digo al verlo regresar
Mientras por mis cansados ojos
Salen lagrimas sin par.

 Los niños ya se despiertan
¿ Esta aquí papa? mamá
Si hijo  ya ha venido
Ha llegado sin novedad.

 

 Y a la noche siguiente
Otra vez vuelvo al pedal
Y mi marido  a las calles
A llevar tranquilidad.

 Y así pasamos los años
Durmiendo muy pocas horas
Pero feliz y contentos
Viendo crecer a mis niños
Del color de la amapola.

 Y han pasado los años
El pedal ya no funciona
Y el tricornio y la capa
Están  en recuerdos eternos
En la percha de una sala.

 Mis niños se han hecho grande
Y todos me han dado nietos
Y yo estoy muy orgullosa
Cuando en la frente los besos

Y ellos alegres y contentos-me dicen
Abuela mucho a ti  te queremos
Coge las agujas de punto
Y hazme  un jerséis nuevo
Como aquellos que yo he visto
A mi padre en el retrato
De rombos color escarlata
Que también tu los bordabas

 Las lagrimas se me saltan
Porque mi vista no esta
Para hacer puntos de calzas
Ni mis piernas me responden
Para el pedal de la máquina-

 No llores abuela
Que hoy vienen hechos de fabrica
Y  si no puedes hacerlo
Yo te compraré una falda
Porque tu siempre eres guapa
Y además, la reina de nuestras casas.

         Maria Vázquez caro
Arreglada por su marido Juan Hormigo Bautista

 

A los reyes Magos. . . .30-12-10

Melchor, Gaspar y Baltasar
trae paz a todos los niños
y sus juguetes queridos
que a ninguno ha de faltar.
Trae trabajo y amistad
dialogos y entendimiento
y no mas paro y desaliento
a esta pequeña ciudad,
Trae el amor a los hombres
que seamos como hermanos
sin odios ni hipocresia
y sin rencores malsanos.

 Que este pueblo sea ejemplo
en toda la tierra  entera
de ilusión sin desaliento
y de sublimes efuerzos
para un mundo mejor
esto es lo que yo pido
a Baltasar Gaspar y Melchor
en esta noche de Reyes
llena de ilusión y amor
para los niños del mundo
sean de cualquier color



     Juan Hormigo .

 

ESCRIBO POR ESCRIBIR. . . .26-12-10

Porque muy pocos me entienden
Y las horas  se me van
Como la  nata a la leche.

Yo nací una mañana
De un mes de septiembre aciago
Al terminar una guerra
Que se libró entre hermanos
Y aquella mañana borrascosa
Llena de truenos y rayos
Me envolvió una gitana
En un manto que era blanco
Por eso a lo mejor tengo
Algo de poeta incierto
Que me pego la gitana
Al darme el primer beso..

 Yo escribo porque me gusta
No con animo de lucro
Como esos grandes poetas
Con sus  poemas de lujo

Le escribo a las mujeres
Que son  la flor de la vida
Aunque también soy consciente
De que algunas son espinas
Le escribo al recién nacido
Que ha tenido la suerte
De no  haber sido abortado
Por una madre inconsciente
Le escribo al labrador
Que  con sudor deposita
La semilla en el surco
Y espera que le de Dios
La cosecha mal pagada
Que a otros enriquece
Y compran grandes moradas.

Le escribo al pobre soldado
Que en las trincheras se duerme
Siendo llevados a una guerra
Que a unos pocos le conviene

Ya para terminar, escribo al mundo entero
Pero no sirve de nada
Porque  tiene mas valor
En un país de charanga
Una botella de güisqui
Para elaborar cubatas
Que todos los libros del mundo
Escritos sin esperanza

         Juan Hormigo

 

  Dicen que nació en Belén. . . .10-12-10

Entre una mula y un buey
Un niño llamado Emmanuel
Que vino a traer la  paz
Y el amor entre los hombres
La justicia y la verdad

No fueron hombres importantes
Los que a visitarlo fueron
Que fueron humildes pastorees
Con sus quesos y sus corderos

¿ Y quienes son importantes hoy?
¿quien son los hombres que valen
  esos que meten goles
 y controlan aviones
y los que dicen ser de clases?

 En tiempo de Dios no había
Ni balones ni aviones
¡Había pastores humildes
y  también  hombres labradores
mujeres que hilaban en el huso
y algunos emperadores

Pero El., no  codiciaba
Ni riquezas ni fama
Solo predicar el bien
Para salvar a las almas

 Fue amigo de pescadores
De mujeres marginadas
De los pobres caminantes
Pero de Emperadores, nada.

 Salvó a muchos enfermos
Impartió justicia y leyes
Quiso que fuésemos hermanos
Y tener todos deberes

Se codeo con rameras
Y murió como un bandido
Aquel que tanto nos quiso
Y vino a redimirnos.

 Aquí no lo consiguió
Sigue habiendo injusticias
Envidia y vanidad
¡ Perdóname Jesús mío
dadme perdón y piedad!    

                        J. Hormigo

 

  CON BLONDAS DE SEDA. . . . .10-12-10


Y el tálamo de  raso
Se quedo la niña
Vestida de blanco

 La cortejo un señorito
De los del pan pringado
Y como no era rica
 A la pobre Juanita
Le dio  el imbecil de lado

 Pero ella era valiente
Y tenia coraje
Y aquel energúmeno
Se lo encontré el la calle.

 ¡ Ven acércate, y no trates de huir
porque  aunque  corras mucho
prepárate a morir
y sin decir ya nada
de su pecho sacó
una FACA del doce
y en el pecho clavó

un borbotón de sangre
su vestido mancho
era el pago cobrado
por aquella traición

 Así son las mujeres
Con coraje y  bravías
Así son las hembras
De la tierra mía
 Que el que le hace una mala faena
Se vengan con la sangre
Derramada aquel día

                                      J. Hormigo

 

EL TIEMPO INEXORABLE. . . .06-10-10

El tiempo inexorable fue pasando
  Y de aquella vida de ilusiones
Solo un rescoldo fue quedando.

 Se marchitó la rosa con los aires
Y los soles del estío vespertino
Y en los cajones de un viejo escritorio
Los libros de poesía duermen tranquilos

Los surcos  en  su cara surgieron
Cual barbecho  arado en el otoño
De aquella vida lozana y primorosa
Preñada de  alegría ilusión y gozos

Evocando la nostalgia de otra época
Dormitando en  la triste mecedora
Espera paciente y sin temor
Que le llegue  por fin  su última hora

 Y un epitafio recordara
Que existió en los albores de la vida
Que entre flores regadas por el llanto
Le regalaran sus hijas.

 

         Juan Hormigo Bautista

 

Sois Vosotras Mis Musas . . . . .30-09-10

mis musas

Yo no quiero ofender
Con mis escritos y poesías
Que mi intención es ensalzaros
Y haceros feliz la vida.

Yo te canto a ti mujer
Con mis odas en sinfonía
Sois amor y sublimidad
Sois la razón de la vida.
Sois la farola que alumbra
La oscuridad de la vida.

Como un faro en la bahía
Que  guía al barco perdido
Y lo lleva a buen puerto
En las noches de agonía

 Sois las mujeres mis musas
Que me inspiráis a escribir
En mis  noches  solitarias
Historias de amor sin fin.

A otras yo le doy vida
Con la pluma y el papel
En historias comprimidas
Que en la noche imaginé

 A vosotras, que sois dulces
Como un panal de miel
Os dedico  mis poesías
Con mi alma enardecida
¡ Para vosotras MUJER!

                             Juan J. Hormigo..

 

   A la Virgen de la Soledad. . . .27-09-10

 

 Virgen de la Soledad
Vela por tu Guadiana
 Darnos paz y entendimiento
A  tus hijos de estos tiempos.

 Desde tu  Camarín
Bendice a todo el pueblo
Este pueblo que te quiere
Aunque lo haga en silencio.

 Dadnos trabajo
Y buenas cosechas
Que no tengan hambre
Los niños en la Tierra

Aléjanos de males
Y darnos  salud
Llévanos al Cielo
Donde estas TU.

 Hoy te veneramos
Hoy te adoramos
Y te pedimos
Los hijos e hijas de este pueblo
Que no nos olvides
.

 Perdona nuestras culpas
Y bendícenos
Y derrama  en tu pueblo
Paz, salud, amor y virtud.

 Juan Hormigo

 

LA CALLE MAYOR. . . .27-09-10

¡Que bonita era
la calle Mayor!
Cuando las parejas
En ella, encontraban el amor
 Era bullanguera
Era muy alegre
Era la delicia
De las casaderas.
 De la Plaza nuestra
Hasta el Cuartel
Cuantos amoríos
Y cuantas sonrisas
De ella salieron

Era el tesoro
De aquella Guadiana
De tiempos pasados
Cuando no existía
Ni esas discotecas
Ni ese botellón
Que os envenenan
De sexo y alcohol.

 Cuantas ilusiones
Y cuanta pasión
Cuantas caricias
Y  que dulce amor
Se daba en la calle
La calle Mayor.

 Y luego...el baile
Con aquella orquesta
De la batería, trompeta y saxofón
Con la cumparsita
Y la historia de amor

 Otras veces el cine
De Pepe Cabello
Cintas  emotivas
De los tiempos aquellos
Y luego a casita
Para madrugar
Que hay ir al campo
Para trabajar.
 Dulce y bellos tiempos
Que no volverán
Si, me diréis facha
A mi...me da igual.

  Juan Hormigo Bautista

 

El Coro Parroquial. . . . 27-09-10

Esas flores primorosas
Esas voces melodiosas
De nuestro Coro Parroquial
Son las rosas otoñales
Que florecieron lozanas
En primaveras lejanas
De un lozano rosal

 Ellas con sus dulces cantos
Su indumentaria y sus mantos
Llenan de luz y belleza
La plaza de nuestro pueblo
Y  Piden a la Soledad
Paz y amor duradero
para todo el mundo entero
Con sus voces sin igual.

Rosas del otoño
Que a la Virgen ellas veneran
Y son el manto de estrellas
Que iluminan nuestra Iglesia
Cuando ruegan a María
Que nos de paz y alegría
Por toda la eternidad.

Este  humilde poeta
Os saluda y felicita
Con este torpe  poema
Y le ruega al Señor
Que os de vigor y entereza
Para cantar cosas bellas
A nuestra Madre amantísima
Virgen de la Soledad.
                                                           Juan hormigo bautista

 

LAS TETAS. . . . .27-09-10

 Puede ser muy bella
Graciosa y esbelta
El pelo muy negro
Y la cara morena
Pero si está lisa
Nada vale en ella.

 Esas prominencias
Que le llaman tetas
Hacen a la mujer
Diosa de la tierra.

Con ellas amamantan
 A sus tiernos retoños
 criándolos  sanos
Y fuerte como royos.

Los hombres las miran
Y sueltan un ole
Vaya par de tetas
Macetas  con flores

Alegran la vista
Causan sensación
Como un par de tetas
No hay nada mejor.

 Las hay redonditas
Otras muy erguidas
Pero todas bellas
Aunque estén caídas.

  Todas tenéis tetas
Mas grande o mas chicas
Pero que se vean
Debajo la blusa
Porque una tabla
No sirve de nada
Pero dos bombones
Alegran el alma.

           Juan Hormigo Bautista

 

Mi Misa de los Domingos. . . . . .22-08-10

Cuando los domingos voy a la Iglesia
tengan una cosa presente
no es por darle gusto al Cura
ni porque me vea la gente,

Es para rogar a Dios
que salve a los inocentes
y también a los pecadores
de este mundo cruel
donde solo nos importa
nuestra vida y el placer..

Que remueva las conciencias
de esos que roban tanto
y se acuerden de los niños
que van a los orfanatos.

Que proteja a los débiles
y puedan al menos comer
hagan algo los políticos
y no ¡bah.. bah  y beh!

que se forran de millones
con mentiras por doquier.

Le pido al Señor Bendito
y a Nuestra Virgen María
que se terminen las guerras
y sea la bola del mundo
toda paz y armonía

Que desde un polo a otro
y de oriente a occidente.
todos seamos hermanos
sin distinciones de razas
ni haya mala o buena gente.

Que no mueran mas mujeres
a manos de la canalla
y no se trafique mas
ni haya mas tratas de blancas.

¡Los niños vivan felices
sin traumas ni sufrimientos
por esas separaciones
que se dan hoy sin cuento!

Y ya para que seguir
si todo se encierra en uno
que  sea el mundo feliz
como predicaba   AQUEL
que colgaron de la cruz
y coronaron de espinas
que su nombre era JESÚS,

Para eso voy a Misa
no a que me vea la gente
ni por darle gusto al cura
eso...a mi no me divierte.

       Juan Hormigo

 

 

                         Dulzura y Tristeza. . . . . . .22-08-10

      A MANUELA ROQUE  ( Soneto)

Son de amor y ternura tus  palabras
En el marco sublime de la escena
Y los aplausos retumban como truenos
Con tus fados de amor y de tristeza.

En las noches calurosas del estío
Las estrellas del firmamento eclipsas
Porque tu resplandor  al cielo ilumina
Con tus  cantos de carne y poesías.

Eres una reina sin corona
Pero una diadema de flores 
Te  convierten en rosa de los vientos
Con tus dulces  ayes de lamentos.

Manuela, orgullo de Extremadura
Y de Portugal locura
 Que en tu dulce  aura
Encarnas a Amalia y a Carlos con ternura.

 

          Juan Hormigo Bautista  

 

 Cuarenta y tres años. . . . . . .22-08-10

 ¡Hoy María, yo te hago una poesía
al cumplir 43 años
de nuestra unión.

¿ Te acuerdas de aquella tarde
en la iglesia de Alcazaba?
¡Que guapa ibas de blanco
que felicidad
que alegría!
¡que maravilla!

 Hasta el sol en el ocaso
parece que se paraba
y sus rayos acariciaban
nuestras almas adormecidas
por la dicha. de aquel día.

 La iglesia pequeñita ¿ estaba engalanada?
no recuerdo, pero si
que la Virgen nos miraba.

 No sonó la marcha nupcial
no había órgano
ni altavoces
ni megáfonos

 Pero si había, amor
y por los ventanales
se escuchaba  el trino de los pajarillos
que  alegres nos saludaban.

Y aquel cura, sonriendo
 nos deseó felicidad
y que los hombres no os separe
porque os ha unido Dios.

¡ Que tarde mas hermosa
aquel 20 de agosto
la fecha de nuestra boda!

 Luego, nada de restaurante, eso no se conocía
Solo unos refresco y dulces
Y la cena,
No para nosotros, que nos fuimos a Badajoz
A hacernos un retrato,¡ Uno solo!
Y luego una humilde fonda
Donde  por fin fuistes mía.

 Y al día siguiente, al pueblo
En aquel tren de carbón
Que puso tu traje blanco
Tan negro como un tizón.

 Si, de novia  tu, y de novio yo
con mi uniforme verde
 no llamamos la atención
porque  existía ternura
y comprensión.
 Y la gente nos decían
¡ Que seáis muy felices
en vuestra nueva vida!

Eran tiempos  difíciles, si,
Pero había ternura
Y también mucha unión
Y seguimos unidos
hasta hoy,
Y hasta que lo quiera Dios.

 Juan hormigo bautista.

 

El circo ambulante. . . . . . .22-08-10

el circo

Ha llegado un circo a la aldea
Y se  ha instalado
En las eras viejas.

 Es muy pequeñito
Y no tiene carpa
Es al aire libre
Y no cobran entrada
Solo la voluntad
Si alguien quiere darla.

 Solo  son cuatro
Los que en el trabajan
El padre, la madre
El hermano y la hermana
Y para completar una vieja cabra.

 Dos palos muy altos
Que apuntan al cielo
Un telón remendado
Tendido en el suelo
Esa es la pista
Del circo pequeño.

Y para sentarse
Dos bancos de palo
Muy viejos muy rotos
Todo averiado,
Para las mujeres
Los niños y ancianos
Y los mozos y mozas
Que lo vean de pie
Que pueden aguantarlo.

Esos palos largos es para el trapecio.

 El padre toca una sucia trompeta
Y la madre una acordeón vieja, mientras que el hijo hace de payaso
Y la niña chica en lo alto los palos, que llaman trapecio.

 La cabra se sube en un taburete
Al son de la música
De allí no se mueve.
 El hijo vestido con ropas de tonto
Cuenta muchos chistes
Y se ríen todos
Pero queda el cuadro
Que es del trapecio y allí trabaja la niña del pelo.

Solo trece años
Tiene la chiquilla
Muy guapa muy mona
Graciosa y chatilla
 Igual que una gata se sube a los palos
Con faldita corta
Y su pelo largo
Muy negro y brillante le tapa los pechos.

 Y por red, su hermano.
 Se agarra a la barra  hace mil piruetas
Se suelta de manos y se agarra  con las piernas
Y a veces los dientes
Le sirven de sostén
Y sonriente lo hace una y otra vez
Suenan los aplausos
Se oyen los olés
Y la niña vuelve ha hacerlo  otra vez después,

 Se embriaga de aplausos
Se embriaga de olés
Y de allí no baja
Se halla muy bien.

 Un mozo que  loco le sonríe
 le dice ven,
Y ella vuelve a hacer las piruetas
Ya, por quinta vez.

Entonces el mozo le tira un piropo

“ Bendita sea la madre que te parió , guapa”
y ella con sonrisa se fija en él
quiere saludarlo por aquel piropo
que ensalza a su madre
 y ella agradecida se suelta de manos
quiere saludarle
con beso de hermano
pero ¡ay...! Está ya cansada
le faltan las fuerzas
no logra engarzarse
con sus lindas piernas

 y cae de cabeza
en la lona vieja
sin que el hermano
se quede con ella.

 El público  lanza
Un ¡Ay se ha matado!
Y el padre muy presto la lleva en los brazos.

¡Un médico, por favor-grita- un médico!
Que salve a mi hija y le doy el circo
Y lo recaudado

 Pero, no ,no hay medico el la aldea
El mas cerca esta
A una dos leguas.

 Y la niña sangra
Los pelos se tiñen  con su roja sangre
Mientras  alguien quiere la herida taponarle, pero no, no puede hacerlo
Y la niña se muere, no tiene remedio

 Y entonces el mozo-grita en desespero.

  1. ¡La culpa es mía por decirle aquello!.

 

 Ella le sonríe sin fuerza en los labios
Y muy quedamente le dice.
No, muchas gracias, ellos se irán
Es su vida, es nuestro destino
Yo me quedaré
En el cementerio
De este pueblecito

 Y a ti, buen mozo
A ti, te encomiendo
Que me lleves flores
Cuando me haya muerto,
A la tumba
Donde  yo descanse
Para tu recuerdo.

 El mozo la besa
Y se lo promete
Pañuelos en los ojos
Tiene toda  gente.

 Y allí se quedó
La niña por siempre
Se marchó el circo
A correr el mundo
Por villas y aldeas
Sombrío y  triste
Llegaba a las ferias.

 El padre sonríe,
Sonríe a la fuerza
El hijo los chistes
Le salen de pena
Y la pobre vieja
Sustituye a la hija
En aquel trapecio
Donde murió ella.

Que dura es la vida
Cuantas penas encierra
Aunque la veamos
Cantar y contar chistes
A los payasos en feria
En muchos hay dolor
Y una gran tristeza.
Y siguen riendo
Riendo ,por fuera
Pero en el alma
Le mata la pena,
.

Nunca mas subieron a la aldea aquella,
No querían recuerdos
Que le fracasaran
Funciones enteras.

 Pero ellos sabían
Con mucha certeza
Que no le faltaban
Las flores mas bellas
A la niña del trapecio
De los pelos largos
Y la cara morena.

 

 Juan hormigo Bautista

 

 

   Los Primeros colonos Año 1951. . . . .08-08-10

_________________________________________

 ¡ Que contento se puso
cuando  le dijeron
ya tienes una parcela
y también una casa
en los pueblos nuevos!

 Muy ufano y alegre
A  su mujer
Le dio la gran noticia
¡que gran placer!

 Ella  toda nerviosa
No acertaba
Si a darle  muchos besos
O enjugar lágrimas.

 Tendremos un hogar
Y tendremos tierra
Una vaca de leche
Y buenas cosechas.

¿ Y eso es muy lejos?
Dijo su amada
 Ayá pòr el Montijo
en las Vegas Bajas
Se me “orvidao”er pueblo.
¡Ah ya recuerdo!
Guardiana

Pero no está terminao
Que fartan casas
Y  provisionamente viviremos
En una barraca.

 Yo, onde sea-exclamo ella-
 Estando junto a ti
Aunque sea a Corea

Ayí  viviremos juntos
yo labraré la tierra
Y tu en tus labores
Que no es poca tarea.

 Tendrás limpia la casa
Te tendré agua fresca
Para cuando llegues cansao
De labrar la tierra
 Echaremos gayinas
Tendremos guevos
Y leche de la vaca
¡que rico “semos”!

 Y nuestros hijos
Serán der. campo
De un campo propio
Y no der amo.

¡Pero marido...! ¿ todo es de barde?
Bueno... hay que pagar argo
De los tomates
Der algodón
De los pimientos
Y de otras cosas, que yo no entiendo.

¿Cuánto?
Poco, dicen que er sesenta por ciento
¿ y cuanto es eso?
Pues la “metad” y  argo mas.
 Mucho parece
Si, es verdad
Pero nada yevamos
Y mucho nos dan.
 Pues vamos a ese pueblo
Que tu me has dicho
Aunque dejemos este
 que hemos nacido

Y en ese nuevo pueblo
Tendremos hijos
Se llamaran colonos
Como tu has sio
Se casaran un día
Y tendrán hijos
Y serán de ese pueblo
Que tu mas dicho.
¿Cómo es de nombre?

¡Ya te lo he dicho!
Creo que Guardiana
Del...del.. ha. Ya me acuerdo
 der Caudiyo
 

J. Hormigo

 

A Mi Caballo. . . .23-07-10

a mi caballo

Era blanco , moteado de marrón
Por eso se llamaba  DADO
Mi caballo peleón

 Juntos recorrimos montes
Llanuras pueblos y aldeas
Ríos  de aguas tranquilas
Y también grandes mareas

 

Sufrimos fríos y calores.
Nieves tormentas y chubascos
Por caminos embarrados
Y noches de fuegos y llantos

Era noble el animal
Era duro y cariñoso
Era fuerte como un roble
 era elegante y hermoso

No se cansaba de andar
Corria como los vientos
Cuando a algún desdichado
Se trataba de salvar.

Atravesamos montañas
Que eran infiernos candentes
Buscando por los rescoldos
Si habían quedado gente.

 Buscamos niños perdidos
Ancianos  al filo la muerte
Infractores y malhechores
Llevando alta la frente.

Era tranquilo y pausado
Cuando en calma caminaba
Pero si había que  correr
Era  un Pegaso alado
Par llegar al  poder
De  librar algún  humano
De una  muerte cruel

Correrías entre olivares,
Entre encinares y robles
Por picachos y vaguadas
No escapaban malhechores.
Que era mi caballo DADO
Muy valiente y muy serrano
Conocedor del tricornio
Orgulloso de su amo.

  prestamos muchos servicios,
Unos buenos y otros malo

Y en su grupa transportó
A niños extraviados.

¡ Hay Federico García
que mal de nosotros has hablado
si supieras que mi DADO
a tus gitanos ha salvado...!

 

    Perseguíamos sin descanso
Al que se portaba mal,
Bandoleros, contrabandistas
Gente del hampa y navajas
Ventajistas y furtivos
No se pudieron fugar
Que era mi caballo DADO
Un torbellino de mar

 También  supo mi caballo
Antes de llegar  al final
Acariciar mis espaldas
Con su hocico  filial

 Ya tenia treinta años
Mucho camino corrido
Y no era solo rural
Que de Madrid había venido.

 Soldados lo habían criado
Soldados lo habían domado
Y llegó hasta mis manos
Algo extraño y asustado.

 Yo, fui a por el
 un agosto caluroso
Atravesamos Madrid
Desde Tetuán a Atocha
Por Cibeles y Chamberí
Y como bien lo cuidaba
Enseguida se hizo a mi.

 Y una noche lo encontré
En el suelo  muy tendido
Y cuando  cariñosamente
Lo  intente levantar
Me miro con ojos tristes
 Y moviendo su  cabeza-me decía sin hablar
-Esto amigo ha concluido.

 Ya no me montaras mas
Ni andaremos por el monte
 Persiguiendo a los bandidos,
ni buscaremos ancianos,
tampoco niños perdidos.

Ya me marcho de este mundo
Mi misión ya ha concluido
Tampoco tu ya serás
El que tanto me ha querido
Que los años han pasado
Y pronto irás al retiro.

  Una lágrima rodó
Por mi rostro dolorido.

¡ Adiós mi caballo Dado
adiós mi fiel compañero
el retrato que nos hicimos
lo colgaré en mi aposento.
 junto con mi tricornio
Mi correaje y cartera
Vivireis en mi memoria
Hasta que ya Dios lo quiera
Que solo sea un recuerdo
De familias venideras!

Pero les ruego y exijo
A mis nietos  cuando miren
Mi  retrato  a caballo,
 mi correaje y  cartera
Que no olviden que su abuelo
 Fue, Guardia civil de primera
Amante de su Instituto
Llevando paz y justicia
Por toda la España entera.
Junto a  su caballo DADO
Que también fue de primera.

         Juan Hormigo Bautista

 

  YO HE VISTO. . . .25-06-10

 Yo he visto ¿qué he visto yo?
He visto a niños pedir
En la puerta de una iglesia

Y una señora salir
Con el velo en la cabeza
 increpándolo
Por estar sucio en la puerta
Donde entraban  aristócratas
Y gente de la  “nobleza”.

 He visto  a segadores
A pleno sol del estío
Sin sombrero en la cabeza
Segando, segando trigo
Y no para su despensa

 Que he visto,  he visto yo
A una moza casadera
Entregarse a un marqués
Por un plato de lentejas
No se entregó por placer
Que el hambre la ponía enferma.

 Que visto, he visto yo
A un cura de mísera aldea
Con la raida sotana
Y a otro de catedral
Luciendo  sedas y lanas.

He visto  un hombre atado codo con codo
Por robar  tres aceitunas
 y tenia tanta hambre
Que se las comía “crudas”

 He visto enterrar a un hombre
Que no tenia dinero
En una caja sin pintar
En el suelo un agujero.

 Y otro entierro de un rico
Con música y tres obispos
Un estandarte delante
En un panteón  muy bonito

He visto, que he visto yo
Dormir hombres en el suelo
Después de mucho trabajar
Por un mísero jornal
Lejos de su humilde hogar
Y por cena un trozo duro de pan

 He visto un hombre descalzo
Y con pantalones rotos
Cargando un haz de leña
En sus escuálidos hombros
Para llevarlo a sus hijos
Y encenderle una candela,
En una chabola hecha
De latas y cartón piedra.

 He visto a un hombre llorar
Y a su mujer desmayada
En una barraca de feria
Porque no tenían dinero
Para enterrar su  niña
Que murió sin asistencia. (medica)

¡ Cuantas cosas he visto yo!
Que no quiero recordarlas
Porque pánico me entra
Si otra vez volviera España
A aquellos años cuarenta.

                            JHB

 

La Mujer empañada. . . .25-06-10

¡ No la recrimines
jamás la repudies
pudo ser tu esposa
o tal vez tu hermana!

Esa mujer de frente marchita
Que las malas lenguas
Dicen, que está empañada

¡ Quien sabe las causas!
Y porque motivos
De que esa mujer
En desgracia haya caído.

No la insultes
Ni maltrates
Piensa que esa mujer
Pudo haber sido tu madre.

 Y el que este libre de culpas
Que tire el primer peñasco
 Eso dijo Jesucristo
Cuando  la mujer adultera
Los fariseos le presentaron.

Nunca juzgues sin saber
Y aun, sabiendo no juzguemos
Que las aguas claras se enturbian,
con el lodo que le echemos.

 

Y en lugar de ofender
Límpiale con tu pañuelo
La mancha que hemos echado
 
 Y si hubiese encontrado
Justicia y amor verdadero
Su honor no estaría empañado
Por muchos que presumimos
De ser unos caballeros.

No tiene ella la culpa
Sino este mundo embustero
Que el único honor que existe
es el del maldito dinero

 

Juan Hormigo Bautista

 
  EL CURA  DE MI BARRIO. . . . .14-06-10

fotoelcura

Una sotana raida

 y un sombrero muy usado
un crucifijo en el cuello
llevaba el padre  Leonardo.

 Daba misa to¨los días
en la ermita del barrio
donde  acudían los  rapaces
casi en cueros y  descalzos

 Las mujeres enlutadas
todas las del pueblo llano
murmuraban por lo bajo
sentadas en los viejos bancos.

  El buen cura las miraba
 las mandaba callar
y que estuvieran atentas
que el rosario iba a empezar..

 Después venia la misa
con evangelios muy largos
y aquel viejo y noble cura
no demostraba cansancio,

 Luego en la sacristía
en una cesta de mimbre
tenia trocitos de pan
 que repartía entre los pobres
PA” que pudieran cenar

 Casi nunca había ”pa· todos
que el dinero no llegaba
para comprar mas hogazas
de lo que el pueblo le daba

 Y entonces el viejo cura
pidiendo de casa en casa
por el centro la ciudad
otras hogazas sacaba,
y repartía mas pan

Nunca tenia dinero
para comprar una sotana
por eso estaba tan vieja
tan recosida y ajada
 que el dinero que le daban
algunas ricas “beatas”
lo repartía entre los pobres
feligreses de su alma

No era cura de aldea
ni de catedral inmensa
era de un humilde barrio
de casas de tierra y paja
con un corazón de oro
y una sonrisa  muy franca

 Amigo de los humildes
y confesor de sus almas
un cura, que era muy santo
como Jesucristo manda

Que repartía entre los pobres
lo que a los ricos sacaba

Nunca se le vio en casinos
ni alternando con las damas

Su vida eran los pobres
las mujeres enlutadas
y los niños harapientos
que sus manos le besaban.

 Y cuando alguna desgracia
ocurría en alguna casa
allí estaba el primero
dando lo que poseía
y rezando por su alma
ofreciéndose al entierro
y a la misa en la ermita
sin cobrar nada de nada.

 Visitaba a los enfermos
a los niños y paridas
y cuando iban los civiles
a detener algún  padre
por la falta cometida
de hurto para comer
lo besaba y bendecía
y le decía a la pareja.
tened compasión de el
que Dios os  lo tendrá en cuenta
porque la ley de los hombres
es injusta y cruenta

  El día que Dios lo llamó
a su morada infinita
todo el barrio  lo lloró
y  rezaban por su alma
en la diminuta ermita
donde por su voluntad
en el suelo lo enterraron
al pie  del pequeño altar,


                                                Juan Hormigo Bautista

 

 

EN EL  ORIENT  EXPRES. . . .14-06-10

fotoorient

El tren corría que volaba
Devorando kilómetros de hierro
Y a mi lado dormitaba una rubia
Tan bonita como el firmamento.

Le cedí mi asiento ufano
Para que descansara su esbelto cuerpo
Y con una placida sonrisa
Se tendió en el improvisado lecho

Quedó profundamente dormida
 yo la contemplaba  de pie, al lado
Mientras sus pechos  le temblaban
Al ritmo de su respirar acompasado

Cayó al suelo el libro
Que  minutos atrás iba leyendo
Y lo recogí del suelo
Que en la caída quedó abierto,

¡OH ¡ Que grata sorpresa
nunca me hubiese creído eso
que aquel librito pequeñito
lo escribiera  un día en mi aposento

 En la pagina de atrás se leía
El nombre del autor
Y en la pagina siguiente
El titulo que le di yo

 Era mi libro impreso
 mi librito encantador
me lo editó el ayuntamiento
 también lo distribuyó

 

 Y confuso me preguntaba
¿ Como ha llegado este libro
a manos de esta bella dama?

 Entre mis manos  descansaba
Con sus páginas en reposo
Cuando en un cambio brusco de agujas
La esbelta rubia abrió sus bellos ojos.

¡ Gracias señor por su bondad
Se nota que es usted un caballero
Pero anoche no pude dormir
Por eso me invade el sueño!.

Es un placer para mi
Haberle cedido mi asiento
¿Pero... era en verdad que anoche no durmió?
O  este libro le produce sueño

¡OH! No, caballero, es un libro apasionante
 es un drama  emotivo
se titula La Llamada de la Sangre
de un autor desconocido
este nombre no me suena
es de Juan  José Hormigo

 ¿ De verdad le gusta el libro?
Si, señor si que me gusta
Esta clase de novelas
Nunca pierden su elocuencia
Aunque ya se escriban pocas
Porque dicen no interesan.

¡Gracias señorita ,gracias!
Por la parte que me toca

 ¿ Es que tiene parte en el?
 Preguntó incrédula y sonriente
Si, tengo parte en el
Porque el autor del libro
Lo tiene usted presente.

¡Usted!

Si no se lo cree aquí tiene
Y le mostré mi carné.

 

 Y ahora para mas recuerdo
De este viaje tan  bello
Coja lápiz y papel
Le voy a dedicar unos versos.

 Y cuando lo tuvo en mano
En un bloc de direcciones
Cerré lo ojos y  recité

Es usted preciosa

Linda muñequita

Es usted el faro

Que al marino guía

Para refugiarse

En segura bahía.

 

Su cabello es oro

Sus labios coral
Sus manos son rosas
De frondoso rosal
Rosas perfumadas
Rosas que me embriagan

 Y yo quisiera ser
Un jarrón con agua
Para darle jugo
A rosas tan lozanas
Para que alegren
Mi humilde morada.

 La miré despacio
Sus ojos lloraban
Pero una sonrisa
Mi s versos premiaban.

 Este es final
Terminó el viaje
Nunca olvidare
A la rubia aquella
Ni tampoco el tren
Que  he imaginado
El ORIET EXPRES

        Juan Hormigo Bautista.

 

 

LOS HOMBRES TAMBIEN LLORAN. . . .13-06-10

foto

Antiguamente decían
Que los hombres nunca lloran
Aunque  vea que las tripas
Se le salen por la boca.

 Yo he visto a un hombre llorar
En la puerta un camposanto
Y entre sollozos le oí
-Ya no me importa  morir
Si me entierran a tu lado.

 Y luego supe después
Que el día antes enterraron
A la que  mucho quería
Con la que compartió su vida
 de penas y  alegrías

Aquel hombre no lloró
Cuando se le iba la vida
Tuvo suerte y se curó
Y con entereza llevó
El gran mal que padecía.

Pero.. Se le fue su amor
Aquella que mas quería
Aquella dulce mujer
Su fiel y buena Maria

¡ Para que quiero vivir
si a mi vera no te tengo
es mucho mejor morir
estar juntos  nuestros cuerpos
que venir aquí a sufrir.!

Quiero traspasar esta puerta
Pero no para traerte flores
Quiero estar siempre contigo
Y unidos los corazones

 Dame Dios mío la muerte
Que  ya no tengo  remedio
Si me has quitado a ella
Porque no  me llevas ya
Junto a la que fue mi consuelo.

             Juan Hormigo.

 

 LA MARIPOSA   . . . . 21-05-10

LA MARIPOSA

Mariposita blanca
Que de flor en flor tú libas
Sacando el dulce néctar
De las  corolas y espigas.

 Vuela, vuela mariposa
Llevando buenas noticias
Que las niñas casaderas
Cundo te vean se sonrían-

Pero  ¡ay! Pobre de la mariposa
Que un crío la apresó
Y el polvillo de sus alas
Entre sus dedos quedó

 Ya la mariposa no vuela
Yace  abatida en la tierra
Ya no lleva nuevas buenas
A las mozas casaderas

 Vuela, vuela mariposa
Vuela y trae noticias buenas
Pero ten mucho cuidado
Que si los niños te apresan
No le traerás buenas nueva
A las novias casaderas

Y muy tristes se pondrán
Si    no te ven mariposa
Trayendo buenas noticias


Del  hombre ellas esperan

Juan Hormigo

 

 LA FOTOGRAFIA  . . . . 21-05-10 ( A Margarita en el recuerdo)

la fotografia

Esta tarde  gris
Miro  como llueve
Desde mi ventana
Y sueño contigo
Aun enamorada

Se que no vendrás
Que ya no te acuerdas
De esta pobre chacha
Que nada de mi
Ya siente tu alma

 

Pero  con  nuestra fotografía
Yo me consuelo
¡..Que bello y que guapo
Que dulces  recuerdos..!..
Me trae esta foto
Que juntos nos hizo
El viejo fotógrafo
De trípode y cubo
En aquel jardín de amores y ensueños.

 Tu con tu uniforme
Que ¡guapo que estabas!
Yo con delantal
De humilde niñera
Aquella dulce tarde
De la primavera. 

Han pasado los años
La foto esta ajada

De tanto mirarla
De tanto besarla

Quizás tengas mujer
Hijos y criadas ¡ no lo se!

Y yo sigo aun de ti enamorada
Todavía doncella
que no soy casada
Y miro y remiro
Nuestra vieja foto
Como colegiala.

¡ Se que ya no vuelves
se que estoy olvidada
 ¡Ay triste de mi!
vivo del recuerdo
de un amor lejano.

De una fotografía
Que en un parque hermoso

Un viejo  retratista
Nos unió  una tarde
En un cartón cuadrado.

Pero te marchantes
Y aquellas promesas
Se difuminaron

Y yo quede sola
Llorando en mi cuarto
¡Que tonta que soy
no puedo remediarlo!

 

              Juan Hormigo

 

 

La Vieja Cerillera. . . . . .04-05-10

la cerillera

Vestida siempre de luto
Con pañuelo en la cabeza
Detrás de su mesa vieja
En un tugurio del barrio
 vivía la cerillera.

 Dijo que en sus tiempos fue
Una mujer de bandera
Que tuvo una casa citas
En la calle de Carretas
Donde entraban los famosos
Los diputados rumbosos
Generales y magistrados
Y hasta curas calaveras.

Que ganó mucho dinero
Que derrochó a manos llenas
Y que repartió a los pobres
Y a  desgraciadas rameras.

Que en la guerra  no temía
Ni al uno ni al  otro bando
Que estaba su casa abierta
Lo mismo  a republicanos
Que al ejército de Franco

Que ejerció de celestina
“Ajuntando” a las parejas
Que arreglo virginidades
Y también estuvo en la trena.

 Y en el año de el hambre
Completamente arruinada
Comió rancho de cuarteles
Que los soldados le daban

 Y se unió a un mendigo
Que pidiendo por las calles
Junto para el chiringuito
Vendiendo tabaco y cerillas
Piedra de ignición y gasolina
Pipas y otras golosinas.

 Que  a su hombre se lo mataron
Una noche  en una tasca
Defendiendo su  pudor
Porque se lo cuestionaban

 Y desde entonces el luto
Iba siempre junto a ella
Hasta que le llegó el fin
Y se la tragó la tierra.

Y todo esto te  contaba
La “brillante” cerillera
Cuando le dabas monedas
O le comprabas una caja
De las cerillas  mas nuevas.

 Y un día de mucha nieve
Se murió la cerillera
La enterraron en la tierra
Porque así lo quiso ella
Y tan solo la lloraron
Las rameras de la calle
Y busconas de aceras
            

   Juan J. Hormigo

 

El Rincón de los Escritores. . . . . .30 - 04 10

poesia de la placa

El Rincón de los Escritores

 Ya Guadiana tiene un rincón
Llamados de los escritores
En una plaza recolecta
Preñada de embrujos y amores.

Es una sencilla placa
Pero muy sugestiva
Que recuerda a los poetas
Que vivieron en la villa (pronto lo será)

No es orgullo ni vanidad
Lo que refleja la placa
Es cariño y humildad
Hacia  aquellas personas
Que con lápiz  o bolígrafo
Después de mucho pensar
Plasman en un folio en blanco
Poemas de sentimientos
Y de ferviente amistad.

 Quiero aquí darle las gracias
A las personas constantes
Que han hecho realidad
Los sueños eso tan grande
Que tiene la humanidad
Que le sea reconocido
Lo que  sienten en el alma
Y ell@s lo saben plasmar
Sin ningún ánimo de lucro
Solo por crear amistad.

 Y a las personas sencillas
Que asistieron al evento
Un abrazo de corazón
De  este rimador contento.

       J.H.B.

En breve saldrá otro novelita titulada IRONIAS DEL DESTINO

 

      Abandonada ¿por su madre…?. . . . 21-04-10

abandonada
 Regresaba a mi casa
Después de dura jornada
Y al pasar por el parque
Oí que un niño lloraba.
 Me extrañé ante aquel llanto
A las cuatro la mañana
Y me pare en la  palmera
Aguzando las orejas.

 Si, no me equivocaba
Era el llanto de un niño
Lo que nervioso escuchaba,

 Y despacio muy despacio
Hacia el lugar me acercaba
La mañana era nublada
Y tormenta amenazaba
Cuando al llegar al primer banco
Que una farola alumbraba
vi. un bulto que era blanco
Y de allí el llanto manaba.

¡Dios mío! Me santigüe
No tengo  ya suficiente
Con esta noche pasada
Que ahora se presenta esto
Al filo la madrugada.

 Pero no, yo no podía dejar
Que aquel  bebe se mojara
Que ya empezaba a llover
De una nube  que cruzaba

 Y envolviendo aquel bulto
En mi capa, para que no se mojara
Aligeraba el paso
Que era hora de estar en cama.

Pero ¡no! Como me iba a dormir
con aquel hallazgo en el parque
el sueño me abandonaba
y quise  salir a la calle
y gritar a los cuatro vientos

¡ ¿Quién es esa mala madre
Que en una noche tormentosa
A abandonado a   su bebe
En  el banco de  aquel parque?
¡Pero no!   Ni Salí para la calle
Ni cosa alguna grite
Que con el bebe en brazos
A mi mujer desperté.

¡Mira , mira lo que traigo
Míralo tu bien mujer
En este envoltorio viene
Un rosadito bebé.

 Mi mujer queda asombrada
Y mirándome con duda
Dijo
¿Eso que es?
Pues no lo estas viendo
Que es un precioso bebé.

¿Quien te ha dado el niño
Me has sido acaso infiel?

 No, mujer  me lo he encontrado
En el parque  al amanecer.
Estaba en un banco
Y como comprenderás
No lo iba a dejar allí
Porque eso no está bien
Y además  de recogerlo
Es mi sagrado deber.

 Y  despejada sus dudas
Desenvolvió al  bebe
Que alegría más grande
Y que sublime placer
Era una hermosa niña
Era su cuerpo de miel.

 Se levanto al instante
Y le preparó un biberón
Con la leche que teníamos
Que no era de un cartón
Que era de vaca suiza
que en la lechería compró.
Le cambió los pañales
Del niño que ella esperaba
Y dándole un beso dijo

Es muy bonita la niña
Quien será la mala madre
Que abandona  a la criaturita.

 Ahora  me voy otra vez
Tengo que dar cuenta de esto
Y hacer investigación
Para aclarar los hechos.

         II

 Mientras la niña quedó
Acostadita en el lecho
Investigamos todos
El juez y la policía
Nunca apareció la madre
Porque señas no tenía
Para buscar una pista
Que aclarara la  criminal osadía.

 El juez cerró el sumario
Y aquella dulce criatura
Por orden la Autoridad
La entregué al tercer día
En el orfanato del distrito
Que al barrio correspondía.

¡Quien seria  su madre!
Que motivos impulsaría
A abandonar  a la niña
Una mañana tan fría
 Nunca se puede juzgar
Quizás la madre no quiso
A su hija abandonar
Pero el azar de la vida
Nos obliga muchas veces
A  cometer ignominias
Como le pudo ocurrir
A la madre de aquella niña
Que por  mi  deseo le pusieron
Dulce Nombre de María.

   J. Hormigo

 

LA GITANILLA. . . .30-03-10

Caminaba  la pareja
Por la senda de la playa
Iban envueltos en sus capas
Hacia un  frío que las palabras helaba

 Al borde del camino
Se hallaba una gitanilla
Con la cara macilenta
Implorando de rodillas

Recogieron a la muchacha
Color moreno, cobriza
Y envolviéndola en  sus capas
Le dijeron ¡Vamos a prisa!

La gitanilla imploraba
Gimiendo entre lágrimas decía
¡Señores guardias
No me lleven a la cárcel
Que me encuentro embarazada.

Se mira el uno al otro
Y se le saltan las lágrimas

¿Por qué nos creéis tan malos
Los gitanos a los guardias?

No, hija, no te llevamos a la trena
Te llevamos a nuestra casa
 y una mujer  muy sencilla
Que también esta embarazada

Te proporcionara pañales
Una cama y limpia sábanas
Y si no encuentras donde
Parirás en aquella casa.

Y oyendo estas palabras
De las bocas de los guardias
La gitanilla cobriza
Se sonreía  calmada
Y con confianza dijo
A la  pareja  innata

¿Quien dijo que los civiles
Tienen de charol el alma?
Gracias señores guardias gracias
Me condena mi familia
Porque  no estoy casada
Y me recogen los hombres
Que tanto odia mi raza
 Y agarrándole las manos
Que los guardias retiraban
Ella quería besarlas
Y con  expresión  extraña
Mil veces daba las gracias
.

-----------------------------
 Esta poesía le encanta a Laly, poeta  montijana
Fue publicada en el año 1970 en la revista Vida  Benemérita, hoy desaparecida

 

 PRIMAVERA. . . . .25-03-10

fotoprimavera

Volvieron las golondrinas
A la torre a hacer el nido
Se oyen los trinos alegres
El invierno ya se ha ido.

 Las flores nos alegran
Con sus irisados colores
Perfumando nuestros campos
De olores embriagadores.

 Canta el cuco y la abubilla
Las ranas en los estanques
Y maripositas blancas
De amor noticias nos traen.

Los trigos verdes
Salpicados de rojas amapolas
Que  pronto podrán
Color de bandera española

Las novias se sonríen
Cuando el  novio las cortejas
Y ellos se sienten más hombres
Hablan de promesas casaderas

Y los viejos en los bancos
Tomando el sol que despierta
Hablan de tiempos pasados
Hablan de trabajo y guerra.

Ya no se ven las mozas
Con el cántaro en cabeza
A la fuente a por agua
Al sol de la primavera

Y cuando llega la noche
Noche de la brisa nueva
Se sientan en calles y plazas
Las mujeres de otras épocas
Hacen bolillos y bordan
Punto de cruz y ganchillo
Mientras en marido bueno
Las contemplan con cariño.

 Ya esta aquí la primavera
Que nos  llena de ilusión
Para seguir el camino
Que el invierno nos trazó
Ya llegó la primavera
Ya se enciende el corazón
Ya los pajarillos cantan
Nos ha llegado el amor

Y bajo el árbol frondoso
Donde  grabe el corazón
Han construido su nido
El alegre ruiseñor.
Emulando los amores
Que  nos prometimos tú y yo.

         Juan Hormigo Bautista

 

  DIA DE LA MUJER TRABAJADORA. . . . .05-03-10

 Tu mujer, que eres del campo
De la oficina  y hogar
Trabajadoras de siempre Este poema valiente
Yo os lo quiero brindar.

 Trabajas de sol a sol
Por un mísero jornal
Y luego te espera la casa
Los niños y el mayoral.
 Tienes que hacer la cama
Barrer la casa y fregar
Y acariciar al marido
¡No se vaya a enfadar!

 Llegas cansada
Y a veces decepcionada
A la hora de cobrar
Porque en el  mismo trabajo
Al hombre le pagan más

Pero tu resignada
Te callas,¡! a que protestar!
Y si luego me despiden
Quien va  a ganar el pan.

Que van a comer mis hijos
Si yo no llevo el jornal
Mi marido no trabaja
No le gusta trabajar
Y dice encontrarse enfermo
Será mentira o verdad

Y yo mujer de otros tiempos
No lo quiero abandonar
Aunque después del trabajo
Otro tengo en el hogar..

::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 A ti mujer trabajadora
Hoy día 8 de marzo
Yo te quiero acompañar
En tus alegrías y penas
Por ser una mujer buena
Y una esposa leal.

 

         Juan Hormigo Bautista

 

A    Karmita en agradecimiento por sus elogios 
a este humilde escritor.. . . . . .26-02-10

a karmita


Un día te conocí
Por una fotografía
Y me elogiabas a mí
Al elogiar mis poesías,

 Naciste en Guadiana
Donde yo vine a vivir
Pero aun no habías nacido
Cuando yo marche de aquí.

Y hoy  de este pueblo al que amas
Te quiero agradecer
Elogios que a mi me haces,
y  de caballero es
Dedicártelos después.

 Se  por referencias
Y por lo que he podido  ver
Que eres morena y muy guapa
E inteligente a la vez

 Creo que eres feliz
En las islas Baleares
Sin olvidar a Guadiana
En tus primeros andares.

Un afectuoso saludo
De este pueblo que añoras
 Y  de este humilde escritor
Que te considera una rosa
Que de este jardín marchó.

        Juan Hormigo Bautista

 

SOR  MARIA. . . . . .26-02-10

sor maria

 Era sor Maria
Muy guapa y alegre
Con los tocas blancas
 Siempre  sonriente.

 En el hospital
Donde  me curaba
Por todos los soldados
Era muy querida
Y muy respetada
Cantaba canciones
Al pie nuestras camas
Invocando a la Virgen
A que nos curara.

 

 Nos daba naranjas
Y escapularios
Estampas de la Virgen
Y suyo un retrato.

 Ponía inyecciones
Tan suavemente
Que  con sus manos
Que en vez de dolor
Sentíamos  amor
Y mucha ilusión

 Leía las cartas
De los enamorados
Y no se ruborizaba
Aunque  algunas fueran
De tono elevado..

 -Dios esta en Cielo
Y a nadie abandona
Decía dulcemente
Cuando algún enfermo
  renegaba siempre
 Y ella dulcemente
Y muy diligente
Le daba a besar
El gran crucifijo
Que de su cintura
Llevaba pendiente

- El ya  hijo mío te ha salvado
Y yo pecadora te invito a mi lado
A rezar la salve  y cuando acabemos
Todo perdonado.

 Era  muy hermosa
Era muy amable
Era cariñosa
Era admirable

 Siempre en sus labios
Tenía a la Virgen
y a nuestras madres
Dándonos alientos
Dándonos consejos
-  Amad a vuestras madres
Que como ella os quiere
Ninguna mujer
En el mundo os entiende.

 Me dieron  el alta
Con otros compañeros

01

un ramos de flores
Y también un florero
A sor Maria
Le dimos de premio
 Ella lo aceptó
Y con voz quebrada-dijo
Lo pongo a la Virgen
Y todos los días
Le rezo una salve
Para que muy pronto
Abracéis a vuestras madres.
     


 Juan Hormigo Bautista
Cabo del regimiento de artillería  nº 32.que a  causa de una herida por accidente estuve 15 días en el hospital militar de Melilla.

 

ILUSION DE NIÑOS. . . .19-02-10

mi primer amor

Solo tenía nueve años
Y uno menos tenia ella
Y en aquel parque florido
Al murmullo de la fuente
Le corte una rosa fresca
Y un municipal que había
Dando por allí su vuelta
Se vino hecho una fiera
Y nos recrimino a mí y a ESTRELLA

 Yo la quise defender
Que nada  había hecho ella
Solo yo tengo la culpa
De cortar la flor aquella.
 Entonces aquella niña
De pelo negro con trenzas
Me miro tierna a los ojos
Y creo que de mi sintió pena.

- No señor municipal
No es solo de el la culpa
Yo se la mande a cortar
Para ponerla en mi blusa.          

 

- ¿Ya tan niña enamorada?
Dijo el guardia sonriente
Que al verla tan peripuesta
Se le fue la mala leche
¡Pues ponte la flor chiquilla
Que eres muy guapa y valiente!
Y dándonos una palmada
Cariñosas y  eficiente
Nos deseo mucha dicha
Y que nos amaramos siempre.

 Pero el destino no quiso
Cuajar el amor ferviente
Y a los dos nos alejo
De aquel parque con su fuente.

 Hoy cuando  voy de visita
Yo me acerco al surtidor
 el murmullo de sus aguas
Me recuerda aquella tarde
Que el municipal me increpo
Cortando una roja rosa

Henchido mi corazón

 

Para regalar a ESTRELLA
Que fue mi primer amor.

 ¿Donde andará  la niña’?
A Cataluña marchó
Pero su vocecita tierna
Cuando  a mi me defendió
Ha quedado enredada
Entre las plantas del parque
Y siempre las oigo yo
En el murmullo del agua
Que expende el surtidor

 

 Juan J. Hormigo Bautista

 

A Laly (poeta montijana). . . .19-02-10

  Quisiera ver otra vez
En la Crónica de un pueblo
Tus poemas del ayer
Todos tiernos y verdaderos.

 Quisiera verte otra vez
Por las calles de tu pueblo
Caminando  sin  cesar
Con aire intelectual.

 Yo no te quisiera ver
Por la plaza de Montijo
Sin ya poder caminar
Solo  montada en tu carrillo.

 Quisiera volverte a ver
Con tu perrita MUMU
Escribiendo los poemas
Que solo sabes hacer tu

 Quisiera volverte a ver
Dirigiendo tus teatros
Y aquel guión que escribí
Que me llenó de halago

 Siempre hay un alma buena
Se titulaba el teatro
Inspirado en una pobre emigrante
De la Rumania lejano.

 Tu también lo adaptaste
A la escena  que tuvo bastante éxito
En el pueblo  que nacieras,

 Sin embargo en el mio
Fue un colosal fracaso
Pero también tiene mérito
Los ignorantes fracasos.

     

 ¡ Oh Laly!

     

Juan Hormigo Bautista

 

En la cárcel. . . .12-02-10

enlacarcel
 

En la garita la siete
Que vigila a las mujeres
Me toco un día de guardia
Y hoy  recuerdo aquel viernes

 Entre rejas y entre flores
Estaba presa una niña
Que sufría el mal de amores

Era guapa la rapaza
 No pasaba  diecinueve
Que por causa de los celos
Estaba en aquella celda
Que me trae los recuerdos.

 Yo  miraba aquella reja
Llena de latas con flores
Y la muchacha lloraba
Recordando sus amores

 Otra presa veterana
Por culpa del contrabando
Le decía cariñosa
-Niña  no llores ya tanto

Que el tiempo  pasa volando
¿Ves? ya llevo yo aquí cuatro
Solo me quedan otros cuatro
y ser libre como un pájaro.,

 Y la niña resignada
Sonreía con desgano
Mientras cortaba una flor
De una planta de geranios

Y alzando su manita
Y levantando su brazo
La arrojo a  la garita
Que la estaba vigilando.

 Y en voz alta me dijo.
- Para ti guardia
Que gozas de libertad
De esta presa que vigilas
Desde tu puesto de guardia
Para que recuerdes siempre
A esta niña enamorada

Que por medio una traición
Aquí se halla encerrada.

 La miré y le sonreí
Le dije adiós con la mano
Y el geranio se marchitó
Cuando empecé a tocarlo

                            Juan Hormigo Bautista

 

ESTA EN EL CIELO. . .12-02-10
 Poesía sin rima


enelcielo

¿Donde esta mi abuela?
Pregunta mi niño
Y yo le respondo
 
Mi nieto chiquito
 Solo te ha quedado
 Una abuela
Que la otra
Se ha marchado al cielo.

 Se marchó una noche
De lluvia y frío
Mientras tu mi niño
Estabas dormido.

 Y el angelito
Se quedó conforme
Y a su padre  dijo

Papa quiero ir al cielo
A ver a mi abuela
¿Por qué se ha marchado
Porque no se ha quedado
Con nosotros la abuela?

 Y el padre llorando
Lo toma en sus brazos
Diciéndole “hijo
Se  nos fue la abuela
Y allí entre Ángeles
Allí nos espera.

 Y el niño contento
Se cree que  su abuela
Lo espera en el cielo
O que volverá
Por la nochebuena.

 Se marchó al cielo
Se marchó su abuela
Solo le ha quedado
La otra abuela
Y le dice triste
Abuela Maria
Y mi otra abuela
Y sin contener las lágrimas
Lo besa y le dice
No llores mi niño
Que tu abuela Antonia
De ve desde el cielo
Y algún día iremos

A estar con ella.

         Juan hormigo Bautista

 

La Rosa Marchita. . . . .12-02-10

 Poema fabulado

rosamarchita

 Era  una rosa encarnada
Corola aterciopelada
Y cáliz verde limón
La alegría de paseantes
Del jardín de los amantes
Era esa hermosa  flor.

 

El rosal la defendía
Con sus espinas hirientes
Por si alguien se osaba
Cortar la rosa encarnada
Con su perfume de oriente

Pero un día un caballero
Que  paseaba con su esposa
Se fijó en aquella rosa
Y sin temor al rosal
Ni a sus espinas hirientes
Para lucirla en el pelo
Aquella mujer hermosa
Del rosal la desprendió.

 Una lágrima vertió
El áspero protector
Que le faltaron las fuerzas
Para defender su flor.

 ¡Ay! Que pena sintió la rosa
Que en el pelo de la  hermosa
Al momento se murió

Y notando el caballero
Que había perdido su aroma
Su lozanía y color
Se la arrancó del moño
y con rabia in contenida
al suelo la arrojó

 Y al verla el jardinero
Marchita y sin olor
La recogió de aquel suelo
Y en el carro  del estiércol
La bella rosa cayó

 Pasó  un año y el rosal
Otra rosa le nació
Y el  malvado caballero
Que paseaba con su esposa
También la quiso cortar
Pero el rosal se hizo el fuerte
Y sus púas más hirientes
En la mano le clavó
Infectándose la herida
No pudo salvar la mano
Que un cirujano amputó.
 Y así quedó vengada
La rosa bella encarnada
Que el caballero mató

 El hombre se cree muy fuerte
Muy valiente  y potente
Pero una débil flor
Que  adornaba un bello parque
Manco por siempre dejó

 Que no nos ocurra nunca
Como al orgulloso caballero
Que se creyó muy valiente
Arrogante y prepotente
Al lado de su mujer
 Y  un rosal inofensivo
Defendiendo lo que es suyo
Al  gigante mutiló


  Juan Hormigo Bautista

 

A Maria Teresa. . . .1-02-10

Tu bello rostro de pasión y ternura
Se encuentra arrugado por el tiempo
Y también por la huella que dejaron
Una época de hambre y sufrimientos

Eras niña, muy niña
Cuando la siniestra guadaña de la parca
Llegó a tu puerta en desafió
Y se llevó al hombre de la casa
Una noche de  de viento y frío

Y ya huérfana de padre
Empezaron a surgir tus desventuras
Pero tu madre hermosa y fuerte
A pesar de su infortunio
Supo sacarte adelante siempre

Si, ella alta morena y valiente
Que a pesar de las críticas malsanas
De una chusma dada a la calumnia
No le dio importancia a  lo que murmuró la gente

Y ya mocita se despertó el amor
Y otra vez se cegó en ti la mala suerte
Un disparo de un incontrolado
Se llevó  tu amor a los cipreses

Pero tu fuerte como tu madre
Supiste reponerte
Y seguir siempre adelante

 Pero todavía el destino no se cansó
De enviarte más sufrimientos
y  allá en la lejana Venezuela
Una horrible explosión os lleno de llanto
Arrebatándole la vida a mi buen amigo
Que fue tu hermano.

Siempre vestida de luto
Desde los siete años
Y yo, con ternura te miraba
Porque de ti me había enamorado

Fuiste mi amor de niño
Fuiste mi amor secreto
Y aunque nunca lo supieras
Aun perdura aquel recuerdo
Que en juegos  de niños contentos
Éramos  marido y mujer
Sin haber casamientos.

¡OH! Maria Teresa
Como pasa el tiempo
Tú con hijos casaderos
Y yo un viejo abuelo
Con muchos nietos

Pero un brillo refulgente
En el alma los recuerdos
De aquellos  infantiles años
Por las calles del pueblo.

 Juan Hormigo Bautista

 

Soldados de tres generaciones. . . . .20-01-10
 

003

El primero fue mi abuelo
En tiempos de Alfonso XIII
Por las serranías de Ronda
Perseguía a los bandoleros
Con coraje y valentía
Llevando tranquilidad
Paz ilusión y mucha dicha
Al capturando al capitán
 Y a toda  la  partía
Que tenían sembrado el terror
Por  aquellas cercanías
A la gran ciudad de Ronda
Y pueblos de la serranía,
Y el, con una escuadra de hombres
Porque fue cabo en su día
Junto a la Guardia Civil
Demostraron su valía,
Que a pesar de las leyendas
De escritores de pacotillas
Que suben al pedestal
A  malhechoras gavillas (*)
Que a los ricos robaba
Y a los pobres protegía
Eran el terror en la sierra
Y en aldeas perdidas
Y no solo de los ricos
Eran también de los pobres
Arrieros de caminos
Y de obreros agrícolas
Violando a las mujeres
En cortijadas y alquerías.

 El segundo fue mi padre
En la guerra fraticida
Luchando en duras batallas
Por los campos de Aragón
De Extremadura y Castilla
Artillero de primera
Tirador de aquellas piezas
Para  ganar posiciones
Al enemigo  de enfrente.
Tres años estuvo luchando
En  muy distintos frentes
Comiendo rancho en frío
Y bebiendo agua caliente
Durmiendo en el duro suelo
De trincheras malolientes
Húmedas y polvorientas
A veces con ratas y serpientes
Y algún compañero muerto
En la lucha incipiente.
Luchó porque lo llevaron
A la guerra que no quiso
Pero cuando en ella estuvo
No se le arrugó el ombligo
Igual que sus compañeros
Que en el frente no eran amigos
Eran hermanos  del alma
Fueron hermanos queridos
Los hijos del infortunio
Que para eso habían nacido
De  la batería El Canario
Que pocos hombres vivieron
Murieron en las trincheras
Al grito de  ¡Viva España!
Y que termine la guerra.
 Y uno de aquellos que
Salieron con vida
Fue mi padre
Un militar de reemplazo
Que fue alistado a la fuerza
Al ejército de Franco
Y la única recompensa
Fue la de guarda de campo
Y después en Alcazaba
Trabajando a destajo
Edificando los pueblos
Que hoy nosotros disfrutamos.

 

 Luego fue su  hijo y nieto
Soldado para la paz
En la ciudad de Melilla
Donde  salio para Guardia
Y estuvo destinado
En muchos puntos de España.
Porque se trata de mi
Yo no me quiero alabar
Que eso esta muy feo
Que te alaben los demás
Pero tampoco esta mal
Decir toda la verdad.
Para uno he sido malo
Por cumplir con mi deber
Pero para gente honrada
Creo que he sido un caballero
Como  siempre desee.
 He patrullado los montes
Los llanos y también la costa
Calles de pueblos y ciudades
En noches de frío intenso
y de lluvias torrenciales
En tórridas tardes de Agosto
Al sol y a los cuatro aires
Siempre con el mismo lema
Cierra los ojos y adelante
Que en cualquier curva del camino
Puede haber un maleante
En un cortijo una mujer
Que el miedo le asalte
y siempre a nuestra presencia
sus nervios  se le calmen.
Con mi capa y mi tricornio
Caminamos sin descanso
Pocas veces comprendidos
Hasta quedar sin aliento.
 He recogido a muertos
Me he llenado mi uniforme
De sangre  humana caliente
Por culpa de un accidente
Una imprudencia humana
O quizás la mala suerte.
 He cubierto con mi capa
A rebusqueras heladas
Y le he hecho una hoguera
Para  “desentumarla”
He llevado a una gitanilla
A que comiera en mi casa
A pesar del poco sueldo
Con que el estado pagaba.
He transportado en mis hombros
A hombres ya casi muertos
Desde un mísero chozo
Hasta la casa de un médico
Y cuando ponía denuncias
Porque también entra eso
Se que mentaban a mi madre
Y no para alabarla
Sino con el pensamiento
Lanzarle una calumnia
Que ella no merecía
Porque siempre me decía
“ No seas malos con la gente
Que es una triste desdicha
Que tengan que  infringir
 Porque es dura la vida.
Treinta años vistiendo
El honroso uniforme
De soldado de la Patria
Siendo fiel a la dictadura
Y también a la democracia

 

 Mi abuelo fue soldado
en aquel reinado de España
Mi padre de la republica
Y después por  paradoja
De la nacional España
Y yo de la dictadura
Y de esta democracia
Pero los tres siempre fuimos
Buenos soldados a la patria
Aunque algunos se empeñen
En echar  lodo a mi espalda
Por haber sido Guardia Civil
Un guardia civil de España
Caballero del tricornio
 De los que quería Ahumada.

                    Juan Hormigo Bautista   G.C.R.

(*) Gavilla, partida de malhechores

 

       Guadiana Blanca. . . . .14-01-10

 ¡Que bonita estaba
Parecía una novia
Con su manto blanco
Que el cielo le envió
Sus hermosos ampos (*)

Era una fiesta
A pesar del frío
Cámaras plasmaban
Su erguida torre
Sus tejados limpios
Y sus parques  albos

Y es que había nevado
Aquí en Guadiana
Y hacia muchos años
Que no se veía nieve
En esta explanada.

Los niños salían
También los adultos
Y se divertían
Sacándole
 fotos
Fue una alegría
Y fue un placer
Ver aquellos copos
Tan gruesos caer

Otro recuerdo
Para la posteridad
¡Nieve en Guadiana
Cuando volverá!

 Pero también el cielo
Se acordó del pueblo
y  cubrió de blanco
Tejados y árboles
El césped del parque
Y las azoteas
 Que bonito es
Una postal blanca
De la Navidad
Que el Niño  quiso
Regalarnos
Para que seamos todo el año
Como esa nieve
Puros inmaculados
Como ella cayó

       Juan J. Hormigo

(*) Vean el diccionario,  ampo es copo de nieve.

 

Gorriones sin nido. . . .8-01-10


Son esos niños pobres
Que deambulan por la ciudad
Y duermen en los bancos
Comiendo un trozo pan
O una merienda fugaz
Que dan  a veces monjas
Monjas de la caridad.

Son niños abandonados
¿Que donde están?
En Paris, en Moscú
En Bucarest o Madrid
Y sin  marcharnos tan lejos
También tenemos aquí
¿Aquí?
Si, en nuestra ciudad
Pequeña ciudad provinciana
Que el rió Guadiana baña
Y  su nombre es Badajoz

 Yo los he visto
Por la plaza San Francisco
Pidiendo  limosna al rico
Para poder  comer pan
Y otras veces  durmiendo
En el parque Castelar
De bajo de una morera
Tapado con un cartón
O una manta muy vieja
Teniendo por lecho el suelo
Por calor las estrellas
Y el firmamento por techo

 Son los gorriones sin nido
Que Mario d´Ancona plasma
En su novela inmortal
Han pasado muchos años
 Mucho se ha prosperado
y el hambre no se ha  erradicado
ni la pobreza solemne
ni el capital salvaje

 Y llego a la conclusión
Que todo lo que se ha hecho
No ha sido de buen provecho
Para  la humanidad entera
Porque unos duermen en palacios
Y otros bajo las estrellas
Y esos que se dicen
Que es porque ellos lo quieren
Vamos a dejarlo a un lado
Que son gorriones sin nido
Esos niños del camino
Que no nacieron alados.

      J. Hormigo Bautista

 

Mi Guadiana. . . . .20-12-09

Blanca torre coronada
Con un nido de cigüeñas
Una plaza porticada
Con farolas y banderas
Plátanos abeto y palmeras
Por donde pasean ufanas
Las hermosas guadianeras

Una calle pintoresca
Llamada la Soledad
Que con la calle Mayor
Forman una cruz latina
Que era paseo del amor.

Parque la Constitución
Pulmón y solaz del pueblo
Que en otoños nostálgicos
Me trae dulces recuerdos.

Placita bonita
De embrujos nocturnos
Que la luna se detiene
En tus rincones de enseño
Donde vivieron poetas
Que  en ti inspiraron sueños

Estación casi olvidada
Donde en tiempos ya lejanos
Se deleitaban con los trenes
Todos los enamorados.

Y aquel bosquete frondoso
De árboles primorosos
Que perfumaban las calles
De mi pueblo candoroso.

Arcos sencillitos
Blancos  pequeñitos
Donde quieren colocar
A nuestra excelsa patrona
Virgen de la Soledad
Y al labrador San isidro

Parques infantiles
Alegría de los niños
Farolas y bancos de forja
Donde las mamás los miran
Con ternura y con cariño.

Tu vega hermosa
Que la riega el río
Que lleva tu nombre
Despensa de España
Tu eres pueblo mío
Que yo a ti te canto
En libre albedrío.

  Juan J. Hormigo

 

EL OLIVO . . . . .20-12-09       

 En mi corral  hay un olivo
Que yo planté
Hace años
Y hoy es un hermoso árbol
Que en el estío nos da cobijo
Con su fresca y tupida sombra.
Que placer me da el olivo

 Es mi olivo
Tan gigante
Que asoma por las tapias
Y hasta da sombra en la calle.
 Símbolo de la paz
Y de la sabiduría
Del amor y la alegría
Es el olivo

Con sus hojas plateadas
Y su tronco retorcido
Y sus aceitunas verdes
Que bonito  es mi olivo.

Yo lo planté
Una mañana de invierno
Y en verano lo regué
No me pide nada
Que solo se alimenta
Con la madre tierra
Y el agua  buena

 Un árbol ;mi olivo
Cuatro hijos ya crecidos
Y un libro publicado
Es la ilusión que he tenido

La trilogía del hombre
Y también de la mujer
Un árbol, un hijo y un libro
¿Qué más se puede tener?
Y yo ya casi cumplido
He logrado los tres

 Hijos cuatro
¡Árboles, ni lo se, son tantos!
Y libros  más de tres
Aunque solo uno
Se ha publicado en papel

Pero me  basta
Porque ya  he cumplido
El deseo de todo hombre
Y también de la mujer
Un hijo, un árbol y un libro
Que más se puede tener

 Dinero  el imprescindible
Para poder comer
Más me vale el cariño
De mis hijos y mi mujer

Y una casa modesta
Donde yo vivo muy bien
Con mi  olivo con mis libros  
Mis hijos y mi mujer

Un árbol,  cuatro hijos
Y un libro
Que más se puede pedir
Con esto yo me conformo
Y me hallo muy feliz.

Juan  J. Hormigo

 

Quisiera  volver atrás. . . .03-12-09

Quisiera volver atrás
Y ser niño como antaño
Cargado con mi cartera
Por las calles polvorientas
Caminito de la escuela.

Quisiera volver atrás
A pesar del tiempo aciago
Y ser cabrero en la sierra
Apoyado en el cayado
Aunque ladrones me quiten
Los cabritos ya criados

Quisiera volver atrás
Y jugar con mis amigos
Al repión, a bolindres
La billarda y el corrillo
Contando cuentos de miedo
Y  adivinando acertijos con Diego,
José Guerrero
Fernandin y el Morino
Y aquellas niñas de entonces
Con las trenzas y el cintillo
Mirándonos a la sombra
Eligiendo prometido.

Quisiera volver atrás
Y asistir a las funciones
De los circos en el Cristo
Escuchar la banda de música
En el templete de la plaza
Pasodobles, pasacalles
Las zarzuelas y las marchas
En noches de embrujo y salero
En el pueblo de mis sueños.

Quisiera volver  atrás
En mis primeros escarceos
Con aquellas muchachitas
A la salida el colegio
María y Margarita
Rita Manola y Lucia
Mercedes Luisa y Estrella
Guapas como la Virgen María.

Quisiera volver atrás
Para NO tomar el tren
Que me alejó de mi pueblo
Para nunca mas volver
Un cochambroso vagón
De maderas carcomidas
Que antes de llegar al destino
Se salio de  aquella vía
Pero me trajo hasta aquí
Donde cambio mi vida.

¡Que feliz que era yo
Entre olivares y viñas
Y el  río Guadajira
Tenido como piscina!

Todos éramos felices
A pesar de la desdicha
Sin envidias ni rencores
Como  nos dice la Biblia.

Han pasado muchos años
Casi entera mi vida
Y hoy quisiera volver
A mi punto de partida
Y ser niño allá en mi pueblo
Y jugar con alegría
Por las calles polvorientas
Con mis amigos y amigas.

    Juan  J. Hormigo Bautista

 

Mi Soledad . . . .19-11-09

Que placer yo siento
En mi soledad
Que  emoción suprema
Ella a mi me da

Hablo con los árboles
Los pajarillos
Las mariposas
Los grillos
El césped
¡Que alegría me dan!

 Ellos no sienten celos
Ni envidia
Ni egoísmo
Ni saben de política
Que tanto envenena
Al género humano
Causante de muerte
Hasta entre hermanos.

 Son libres como el viento
Y todos se respetan
Y viven contentos.

 Las flores perfuman
El aire supremo
Que los humanos
Contaminan
Con tantos progreso.

 

Que bello es todo
En la soledad
Hablado consigo
Te comprenderás

 Que bonito seria
Vivir en la montaña
En lo más alto de la cumbre
Para no contaminarte
Con tantísima podredumbre
Como generan los hombres
Con sus triquiñuelas
Y feas costumbres.

 Hablar contigo
Con las plantas
Con los lirios
Y si tienes  a tu alcance
Un buen y precioso libro
Escrito con amor
Sin odios y sin rencores
Proclamando paz y amor
Entre todos los hombres.

Pero aquí me equivoco
Y vuelvo a mi soledad
Rodeado de  recuerdos
Que me inspiran a cantar.
 En fin, soy un ser extraño
Que he tropezado
Con sus propias  ideas
De amor  y paz y buenas maneras

 Sol maravilloso
Que sales para todos
Calienta mis huesos
Y dame tu mano
Que hablo contigo
Y con las estrellas
La luna el agua
Y las  altas sierras
 Todos me comprendéis
Y me dais caricias
Porque sois vosotros
La dicha y la vida

Los hombres no son malos
Pero  la vanidad y envidia
Hacen tanta mella
Que son como astillas
Astillas cortantes
Astillas punzante
Que se clavan
Y rompen la vida

 J. Hormigo

 

Madre e hijo  Abuela y nieto (poema). . .19-11-09
………………………………………
¡Que feliz era la madre
Con su retoño en los brazos
Lo besaba y lo estrujaba
Con un amor tan profundo
Que no tenia descanso!

 Le cambiaba  los pañales
Culeros entonces llamados
Y que asco iba tener
Si eran de su hijo amado.

Le besaba su culito
Y le hacia tantas caricias
Que cuando terminaba
Siempre  recibía sonrisas

¡ Y  dicha ella sentía
En el fondo de su alma!
Se olvidaron los dolores
Que al parirlo ella sufrió
Porque era los más hermoso
Que en su vida aconteció.

 Y cuando se hizo mayor
A la escuela lo llevaba
Y mientras en clase estaba
Ella haciendo las labores
Siempre en su niño pensaba.

Cuando iba a por el
Al terminar la jornada
El niño muy sonriente
Dulce palabra  pronunciaba
¡¡Mamá, mamá! Ya esta aquí mi mamá
Me sabido la lección
Y no me ha dado el maestro
Ni siquiera un coscorrón.

 Tanta emoción sentía
Que no podía aguantar
Que lagrimas le  cayeran
Por sus mejillas “rosas”

 Lo estrujaba contra ella
Y mil  ósculos le daba
En su carita morena.

 Le llevaba la cartera
Con algunos libros nuevos
La pizarra y los lápices
Y le enciclopedia de paja (*)

Lo acostaba con ella
Y mil cuentos le contaban
Y cuando ya se dormía
Su frente le acariciaba
¡Como amaba a su hijo
A su niñito del alma!

 Han pasado los años
Y el niño ya es medio hombre
Ya no es tanto cariño
El que tiene por su madre
Que  conoce a otra mujer
Una mujer de la calle
Una mujer que es su novia
y con ella quiere casarse.

 Y su madre es dichosa
Porque es una buena madre
Y aunque el corazón le sangra
Les ríe contenta y amable
Ella quiere  para ellos
Más felicidad que nadie
Y le prepara la boda
Que ilusión y que dicha
Siente la ingenua madre.

 El cariño de su hijo
Esta medio disipado
Que se lo roba la mujer
Con la que se ha casado
La madre sigue feliz
Porque  así esta su hijo
Muy feliz y muy contento
Con su mujer y su hijo

Ya es abuela
Y siente otro cariño
El de su nieto querido
Que lo quiere como a un hijo
Y le cambia los pañales
Y lo lleva a la escuela
Y se pone muy “ancha”
Cuando le dice abuela.

Que feliz es la mujer
Con el hijo de su nuera
Con su nieto al que le da
Los mismos besos de amor
Que a su hijo suele dar.

 ¡Ay¿ la abuela ya esta muy vieja
Ya no nos vale “pa´. na”
Le dice un día  a su esposo
Y de ella se quiere librar.

- Ya no nos hace falta
 Cualquier día se me cae
Y luego… con lo que pesa
Quien la puede levantar.

 Hay residencias baratas
Que se está muy bien allí
Y con la paga de viuda
Vivirá mejor que aquí

 Y ya lo dice el refrán
Pueden más dos tetas
Que diez pares de carretas
y sin dejar de torturar

al hijo que tanto quiso   
Terminó por  aceptar..

 Ahora se encuentra sola
Por que le falta su nieto
Y no deja de llorar
Muy cerca de aquel convento
Que fue donde la llevaron
A un asilo de caridad
Cuidada por las monjas
En las afueras de la ciudad

Bueno.. Aquí no estoy mal
Eso decía la pobre
Cuando la iban a visitar

 Ya se han librado del todo
Porque la abuela no está
Se la llevó Dios  al Cielo
Donde descansa en paz

 Pero el nieto  no la ve
Cuando los domingos iba
A darle en la frente arrugada
El beso de bienvenida

Llora el niño sin consuelo
Por su abuela querida
Que en brazos lo llevaba
Cuando la lluvia caía
Arropado con su manto
Cuando de la escuela salía.

 ¡Pobre madre, pobre abuela
Y pobre nieto ¡ Como la quería!

Que pena de aquella madre
Que tanto amor derramaba
A los que le dio la vida
Y en la hora de su muerte
Solo una monjita estaba
Cuando se marchó su alma
A la vera de su cama
Que los ojos le cerraba

Solo el nieto la lloró

 

Y quiso vestir de luto
Su madre no le dejó.

 Ahora son tiempos modernos
Y eso esta ya anticuado
El luto ya no se lleva
No seas niño atrasado

 Y el pobre niño que llora
Nada contesta a su madre
Se le ha muerto su abuela
Que pena tiene más grande
Era la que lo besaba
La que le daba cariño
La que siempre le decia
Ama mucho a tus padres
Que esos son los buenos niños

Y ella  la abuela solo quería
Estar siempre con su niño
Al que  quiso como al hijo
Que otra le robó el cariño.

             Juan Hormigo Bautista

 

ES LEY DE VIDA, LO SE

 

(*) El papel de los libros entonces eran de paja

 

       El otoño de dos mujeres. . . . .19-11-09

Ya se le caen las hojas
A los árboles frondosos
Quedan desnudos los olmos
El parque se queda solo.

Se oye el silbido de un tren
Que va veloz como el rayo
Dejando campos de arroz
Tras el rastro solitario.

 Ha terminado el verano
Finalizan los permisos
Y el soldado ya se marcha
Dejando atrás los suspiros
De una madre y una novia
Ignorantes de su sino.

Quizás que vaya  a Irán
A Kosovo o Montenegro
O puede que  Afganistán

 Pero no hay peligro-dicen
Que van en misión de paz

 Y aquella madre y novia
Ya no cesan de llorar
Que ya se marcha el otoño
Y la nieve tornará

Que son muy largas las noches
Y frías al alborear
Esperando la llamada
O la carta del soldado
Que algún día volverá- o no
Cuando las rosas alegren
El parque henchido de paz
 Y las mariposas blancas
La noticia les traerá,
Que ya están los olmos verdes
Y arriates verdes están
La primavera ha surgido
Y el pronto volverá.
 Ha regresado el soldado
Al dulce amor del hogar
Orgulloso que ha prestado
Pan alegrías y bienestar
A los niños de Kosovo
De  Montenegro e Irak
Y el premio que ha recibido
Es el beso de su madre
Y de su novia Soledad
¿Existe un premio más grande?
No, como ese no lo  habrá

  Juan J. Hormigo Bautista.

 

  El Labrador de Secano ( a mi abuelo José). . 19-11-09

Surco arriba, surco abajo
Cantando coplas de amor
Va arando el labrador.

¡Arre mulilla Castaña
Ría mulilla Lucero
Que el sol esta en el ocaso
Y pronto llega el tempero! (*)

 El hombre viste de pana
Botas de piel de becerro
Sombrero negro de fieltro
Y roja faja  con flecos

 Los surcos como las velas
Va dejando tras de sí
Con su nueva “vertedera”

 Fue un labrador de secano
Fue labrador de otros tiempos
Hombres de la Extremadura
Que cultivaban los trigos
Que  preparaban las viñas
Cuerpo y sangre de Jesús
Consagrados en la Capilla.

Oficio de labrador
Que sembrando las semillas
Recoges la paz y amor
Que hoy el hombre necesita

 Oficio de labrador
De tierras y agua  bendita
Tu eres  el pilar el mundo
Que alimenta la vida.

¡ Arre mulilla Lucera
Arre mulilla Castaña
Que este trigo que sembramos
Será el fruto del mañana
Un frutó para alimentar
Muchos cuerpos y muchas almas.

Oficio de labrador
De todos es el primero
De todos es el mejor,

   Juan Hormigo Bautista             
 (*) Tempero en algunos pueblos tiempo de siembra

 

SOLO TÚ ERES VIRGEN. . . . .6.11.09

Solo tú eres virgen
Porque a ti Dios eligió
Para madre de su hijo
Y te dio su bendición.

Orgullo de Guadiana
Que con amor te venera
Y te implora con fervor
Salud y buenas cosechas

Lloras Virgen Santa
Por tu hijo en la cruz
Yo te ofrezco mi pañuelo
Y bajarlo del madero.

En tu camarín de flores
Eres la guía constante
De tu pueblo que te adora
Enardecida su sangre.

Dichosa Madre de  amor
Que al Cielo en carne subistes
Y  ángeles te elevaron
Al paraíso de Dios.

Aurora de la mañana
Refugio de pecadores
Perdónale los pecados
A este pueblo que te ama.

Dolorosa Madre
Excelsa Patrona
No olvides nunca
A tu Guadiana.

    J. Hormigo

 

                     POBRE POETILLA. . . . . .6-11-09

 Pobre poetilla
De tres al cuarto
Quiso algo para el pueblo
y se lo ha fracasado
Pero no importa
La envidia  corredora
Esta en “todas” partes.
Y aunque es mal poeta
Tampoco el
Iba a librarse.

 Pobre poetilla
Del tres al cuarto
Confiaba en las mujeres
Y lo han defraudado
Pero no  se asusta
No es la primera vez
Que así le ocurra.

 Pero no son todas
Que hay otras muchas
Que  le apoyan.

El siempre admiró
A las féminas
Por creer que su alma
Siempre es más tierna.

Algunas veces
Se ha equivocado.
Pero como su corazón
Es noble y blando
Nunca tiene en cuenta
Los  agravios.

 Porque aunque es un poetilla
Del tres al cuarto
Son ellas, las mujeres
Las que lo inspiran
Para escribir esas rimas
De pacotilla.

Pobre poetilla ha fracasado
Confiaba en las mujeres
Y lo han defraudado

Pero son algunas
Que a muchas  emociona
Con sus escritos
Y para esas  su corazón
Está siempre dispuesto
A darle amor (*)

    J. H.B.

(*) Que lo de amor no se entienda por lujuria
Sino por amor fraterno y admiración.

 

OTOÑAL.- . . .6-11-09

En la vega florida
Del río Alcazaba
Vive una mujer
Que en tiempos pasados
Fue alegre y guapa.

Su nombre María
Y tuvo amores
Pero la olvidaron
..¡Que malos los hombres!

Y desde entonces
Se metió en su casa
Vive con su madre
Que es muy anciana

 

Le llegó el otoño
Y con el su cuerpo
Que era hermoso y bello
Esta amarillento

Es una solterona de su aldea chiquita.

Cuida de su madre
Que es muy viejita

Y aquella moza
De tiempos pasados
Pasea por su aldea
Con mucho recato.

Fue una pionera
De ese pueblo blanco
Llamado Alcazaba
¡Como la recuerdo
Cuando era moza!
En el baile aquel
Donde íbamos todos
 Bailando los tangos.
Moviendo los pies.

Y aquella Maria
Y otras Marías más
Hacían a los mozos
Cantar y suspirar
Por amores bellos
Que no volverán
Tampoco los tiempos
En que paseábamos
Felices y contentos
Por la plaza nueva
Y la calle el Canal

 

 De Juan para Maria R

 

MI ESCUELA. . . .6-11-09

Era de ladrillos
Era muy bonita
Era una escuela
Chiquita y sencilla

 Había en sus paredes
Siluetas en negro
La novela entera
Del Hidalgo Manchego
Que hicimos los niños
Con aquel Maestro

 Don Miguel su nombre
Y era villafranqueño (1)
Muy listo muy bueno
Y muy andariego

 Todo el día iba
En su bicicleta
Del pueblo vecino
A la bella escuela
Y siempre llevaba
Arrugada la chaqueta.

 ¡Que bueno que era
Aquel hombre sencillo
Que nunca presumía
De saber mucho
Y en eso mentía.

Un día el maestro
Dejo de asistir
Estaba enfermo
De un mal por entonces
Que no quiero decir

 Y a los pocos meses
El maestro murió
Y lo enterraron
En una humilde tumba
No en panteón-

 Que listo y que bueno
Fue aquel maestro
Nos enseño a escribir
A leer y  verbos
 Las cuatro reglas
Y la raíz cuadrada
Y mucha aritmética
Historia de España
Y naturaleza.
Historia Sagrada
Y el catecismo
Ciencias naturales
Y también civismo
Mucha educación
Y a ser obedientes
Ser todos amigos
Y marchar siempre
En recto camino.
 Como  recuerdo
A la escuela aquella
Y aquellos amigos
Al buen maestro
El recreo sencillo
Donde al repión
Jugábamos todos
Sin móviles ni cámaras
Ni otras zarandajas
Más que los bolindres
El palo y la billarda

 Hace muchos años
Y aun lo recuerdo
Aquel coche viejo
Que traía el correo
Que por  la puerta  pasaba
Porque la escuela estaba
En la carretera Zafra.

 Adiós mi niñez
Adiós  adolescencia
Adiós  aquellos tiempos
De hambre y miseria
Y hoy que  lo tenemos
Todo a espuertas
Añoro aquel tiempo
Que iba a la escuela
Con aquel maestro
Llamado de escuela

Hoy ya he cumplido
Los 70 años
Y aun a mis amigos
No los he olvidado
Y menos al maestro
Que lo poco que se
El me  lo enseñó.


Juan Hormigo Bautista 28/09/2009

 

El Sueño de un Poeta. . . . . .6-11-09


Esta noche ha soñado
¡Que alegría e ilusión!
Que aquí todos nos queremos
 Con un amor, que nos sale
Del alma y del corazón.

Soñé con un pueblo limpio
Sin coches contaminantes
De calles llenas de burros
Que pacientes acarreaban
A  acogedoras y blancas casas
Agua limpia y cristalina
Que  muchas fuentes manaban.

 Niños jugando en los parques
A las canicas o pidola
Y niñas con sus muñecas
O saltando a la comba.
Sin plásticos ni cartones
Ni latas de coca cola
Y otras cosas repugnantes
Que no se atrevio a escribir
Porque son desagradables.

Campos de trigales verdes
De viñedos luminosos
De fuerte y grises encinas
Y olivares frondosos.

Mujeres hacendosas
Sin el vicio del tabaco
Que a los hombres cautivaban
Con su belleza y recato.

 Y hombres de cuerpo entero
Amantes de sus mujeres
a las que todo entregaban
con corazón y amor sincero.

 Trabajadores innatos
Sin el vicio del alcohol
Educadores constantes
De sus hijos con pasión.

Ancianos en buenos bancos
Tomaban en la tarde el sol
Recordando su pasado
¡Que feliz y dichosos son!.

 Pero cuando despertó
Llevó una desilusión
Que fue un sueño muy vano
Porque todo lo soñado
Era agua del pasado.

Y aquí ahora digo yo
Como dijo Calderón
Que el soñador es un iluso
Que los sueños sueños son

 Y así termina  el sueño
Del onírico poeta
Que para unos es un  genio
Y para otros un majareta.

      Juan Hormigo Bautista

 

EL AÑO QUE VINE AL MUNDO. . . . 6-11-09

Que  año  más nefasto
Que triste y que aciago
Empezaba  en primavera
Una nueva España
Una nueva era.

Un general anunciaba
Que la guerra terminaba
Y en el nuevo escudo había
Un lema que así rezaba
 UNA Grande y Libre
Va a ser la patria.

 Si, una grande y libre
De hambre y miseria
De odios y rencores
Y cárceles llenas
Que año más malo
El que yo nací.

 Cartillas de racionamientos
Y comedores de auxilio social
Para niños hambrientos
Carentes de pan.

 Si, había terminado la guerra
Renacía la paz
 ¡ a que precio?
Un millón de muertos
Quizás algunos mas.

 Que año más malo
Para no recordar.
 A nadie yo culpo
Y a todos a la vez
A  una humanidad
Que no quiso ver
Que la guerra es mala
Sangrienta y cruel.
 Yo, nací después
Poco, solo unos meses
Pero si fue mala la guerra
No mucho mejor después.
Odios y venganzas
Represión y muerte
En la nueva España.

 Que año más malo
Fue el año aquel
1939 y varios después

 Y así fue la infancia
Que me toco vivir
Hambre y piojos
En aquella España
Que empezaba a resurgir.

 Juan Hormigo

Fuera política, era la realidad
La culpa de todos y los niños  la sufrimos.

 

 

UN BESO. . . . . .27-10-09

 Yo no te pido luna
Ni tampoco el universo
Solo te pido mujer
Un fraternal y  casto beso.

 Un beso de hermano bueno
Un beso de amistad
Un beso donde se esculpa
En nuestras almas la paz.
 
Un beso de amor  filial
O de amor de mucho anhelo
Para poder estar siempre
Contigo en  entendimiento.

Que perdone toda culpa
Que los humanos cometemos
Y ese beso de  que me des
Valga más que los tesoros
Que se codician en oro

Porque un beso de amistad
Un beso en amor puro
Es el tesoro mayor
Que pueda existir en el mundo.

 Juan Hormigo Bautista

 

MAYO HERMOSO Y FLORIDO. . . . .27-10-09

Mayo hermoso y florido
las rosas perfuman
el céfiro fino
nos llena de hechizo
y nos  despierta
el amor dormido

Asoma la luna
por el horizonte
derrama su luz
sobre nuestros rostros
es la celestina
que nos invita
a llenar las almas
de gozos y dichas.

Río que nos lleva
 la mar incierta
agua dulce y fresca
me ofrece tu boca
y la mía salada
se une a la tuya
en  noche embrujada

Intriga y pasiones
que laten con fuerza
en nuestros corazones
y un murmullo tierno,
adormecedor
nos trae la corriente
es un río de amor.

Aurora sublime
nos trajo la luna
en aquella noche
de idilio y pasión
 y tú nombre bello
tatuado lo llevo
en los más oculto
de mi corazón.

Juan Hormigo

 

M I  BURRITA. . . . .27-10-09

Era castaña, era valiente
Era muy noble y muy obediente
Muy celosa con sus burritos
Al que lamía en su hociquito

 Su leche dulzona y tibia
A los enfermos daba vida
Porque era medicinal
Así el médico decía.

 Yo la montaba sin aparejo
Y nunca, NUNCA me tiró al suelo
Muy despacito pero segura
Del campo al pueblo con aceitunas
Por aquellos caminos
Llenos de barro y con lagunas.

¡Que inteligente era mi burra!
Nunca la carga se le caía
Y cuando del pozo traía agua
Con cantaros llenos  sobre la albarda
Sabia muy bien lo que se hacia
Y jamás  nunca nos los rompía.
Era paciente como Job
Y hasta su muerte fue amiga mía.

 Bajo un olivo la enterramos
Y una tosca cruz le colocamos
Porque mi burrita lo merecía.
 Porque  siempre agradecida
 Nos dejó a su muerte
Un burrito  castaño y muy prudente
 Y al igual que su madre inteligente.

  Juan Hormigo

 

EMBARAZADA. . . . 27-10-09

¡Que sublime y bella
Es esa barriga
Porque ella encierra
Una nueva vida!

Mujer embarazada
Que guapas que estas
Que en tu hinchado vientre
Alojas la sal
Un niño o una niña
Que te llenará
De alegría inmensa
De dicha y de paz.

 Eso es lo más grande
Que puedas hacer
Traer un ser al mundo
Porque eres mujer.

 Y cuando en su cuna
Feliz lo contemplas
Tu alma se llena
De emoción inmensa.

Meciendo su cuna
De amor derrames
Lagrimas que son perlas
Corales y brillantes
De un alma tierna
Como es la de madre
Que quiere a su hijo
Sangre de su sangre
Que vive por el
Como solo saben
Hacerlo las madres.

¡Madre! Palabra hermosa
Que a ti mujer
Es lo que mas te honra.

¡Embarazada!
Yo te felicito
Por qué vas a traer
A esa hija o hijo
Que te colmará
De placer infinito
De gozo y de dicha
¡Que dulce y bonito!
Y yo que soy hombre
Ese don te envidio

 Juan Hormigo

 

Alcohol, NO ¡Gracias! . . . . . 27-10-09

Juventud de ambos sexos
Que de este pueblos sois savia
Dejad de beber alcohol
Que destruís vuestras casas

El vino es bueno comiendo
Una copa nada más
Porque contiene tanino
Que al corazón fuerza da.

En la iglesia lo bendicen
Y sangre de Cristo forma
Pero abusando de el
Se convierte en una droga.

 El hombre y la mujer borrachos
Pierde todo su pudor
 Son seres despreciables
Que causan asco y temor.
Carece de identidad
También pierde sus modales
Es una piltrafa humana
Pierde su credibilidad
Y no se divierten nada.

Mozas y mozos de este pueblo
Olvidar el botellón
Hay otras alternativas
Para no beber alcohol
Deportes como la pesca
El fútbol ser corredor
Y si  lees buenos libros
No existe cosa mejor.

La lectura  es alegre
Abre camino en la vida
Te llena de sabiduría
Y se obtiene cultura
En cambio el botellón
Te atrofia  todos los sentidos
Te hace mal educado
Y hasta  sucio y agresivo.

Destroza a las familias
Y por si esto fuera poco
Te acarrea la ruina.
Acabas en un hospital
O en la cárcel  ¡Que desdicha…!

El alcohol es muy bueno
Muy bueno ¡Si! Pero para curar heridas
Pero nunca  las del alma
Que a  esas Dios las cura.

 Juan J. Hormigo

 

MI EMBARGO  (no es plagio de Gabriel y Galán es inspirado en el suyo, mil veces mejor que el mío). . .28-08-09

 Yevarselo to, siño jué
To lo caí en casa
Que la tierra tuve qui vende
Ar igua que la mula y la vaca
 ¡ y si hubiese servio pa sarvarla
No queo por  vende una estaca ¡
 Pero no puo se siño jué
 Ella se me fue
Na le hisieron las meisinas
Ni to el dinero que me gaste
 Asin que yevese too
To lo que encontréis
La jo, la aza, los bierdos
El arradio y hasta…su maquina de cose
To lo que ma quedao
Que no pue vende
Poque ante  mi Maria se fue
 Yevaselo too
Y que quee la deuda sarda

¡ pero cuiaito… señó jué..!
Que nadie se ose tocaile a esa cama
Onde eya s·a muerto
Porque le meto un trancasu
Delante usté mesmo  (se le saltaron las lágrimas)
Porque en esa cama
Ambos no quisimo
Cuando etabamos güenos
Y en la mesma cama yoramos
Cuando eya parió el niño muerto
Y esa cama tie er suor de su cuerpo
Y  guelen a ella ca ve qui me asercu

    Juan Hormigo

 

AMORES INFINITOS . . . . 28-08-09

 Un veinte de Agosto
Con un sol de oro radiante
En una humilde capilla
Los novios van a casarse

Ella de blanco satén
Y ramo blanco de azahar
Que bonita y elegante
Y que feliz va hacia el Altar

El lleva traje de gala
Que el muchacho es militar
Dando el brazo a la madrina
Con mucha solemnidad

 La iglesia no tiene órgano
Ni alfombra roja que pisen
Para llegar al Altar
Pero a ellos le da igual
Que para ser felices
Lo principal es amar.
Un cura joven los casa
Le desea mucha paz
Que se quieran y se respeten
Y se guarden fidelidad
Luego les besa y le dice
Que la Virgen os acoja
Hasta el momento final

Salen de la iglesia
Tiene un convite fugaz
Solo dulces y aguardiente
Y un pollo para cenar

Muy humilde es la boda
Sin música ni langostinos
Ni viajes a ultramar.

Ellos toman un tren viejo
Se marchan y dejan ya
A los pocos invitados
Que quieren la soledad

 Y en la ciudad del Guadiana
Que es Badajoz capital
Van a dormir a una fonda
Tan pobre y tan humilde
Que dos camas han de juntar
Porque ni de matrimonio hay
Para los novios  amar

 Pero no importa
Ellos con estar juntitos
Le sobra felicidad.
Y se aman y se entregan
En un placer infinito
Son verdaderos amores
Son amores infinitos
Amores que  aun perduran
Amores que no caducan
Amores como los de antes
Hasta  llegar a la tumba
Cariño de mujer buena
Cariño de hombre cabal
Cariño y entrega
Que dan la felicidad
Más que el lujo y el dinero.

       Mª. H. V. y M.L.H.V.

Han transcurrido los años
 Son ya cuarenta y dos
Y aquella luna de miel
Sin cruceros ni otros lujos
Lo recordamos constante
Nos hace rejuvenecer
Cuando en el lecho estamos
¡Aunque somos ya tan viejos!
Que rondamos  los setenta años.

       J. H. B.

 

 

EL ÚLTIMO MIGUELETE (Romance). . . 28-08-09

Fue capitán
Y con su compañía
Recorría los montes
De noche y de día.

Perseguía tenaz
A una partida
Que en torno a la Fuente
Cometía fechorías

Robaba a los ricos
Eso se decía,
Pero el no era
Como un tal  José Maria
Que según leyenda
A los pobres socorría.

Hoy ha sido un cortijo
Ayer la diligencia
Y quizás mañana
 El palacio  la marquesa.

Era la gavilla
Del Cara Quemada
Que tenía en vilo
A toda la comarca

Y los migueletes
Bien los perseguían
Pero capturarlos
No lo conseguían.

Porque se internaban
En  lo más abrupto
De la serranía.

Conocían barrancos
Trochas y veredas
Y los picos de águilas
Donde se  escondían

Pero el capitán
Tenaz perseguía
A los bandoleros
Con los migueletes
De su compañía

 Era el miguelete
Hombre apuesto y guapo
Querido por todos
Y bien respetado
Siempre en uniforme
 Y todo reluciente
Que traía de calle
A las mozas La Fuente.

Pero era casado
Honesto y valiente
Para el no había
Más que su mujer
Sus hijos y sus gentes.

El rostro moreno
Bucles en la frente
Y bigote recio
Era el prototipo
Del siglo XIX
Y los que anteceden.

Un día en la sierra
Llamada San Jorge
Se encontró de lleno
Con Cara Quemada
Y sus bandoleros.

Tronaron trabucos
Y las espingardas
Sables relucientes
Y siniestras facas.

Y cuando la lucha
Llegó a su final
El Cara Quemada
Yacía mortal
Y así la partida
Llegó a su final.

Pero el capitán
De los migueletes
No salio indemne
Que muy mal herido
Tendido en el suelo
También expiró.

Y esta es la historia
De aquel miguelete
Que un día mi abuelo
A mi me contó.

Que le contó el suyo
Porque fue el padre
De su bisabuelo
Y aunque muy lejano
Algo me alcanzó.

Aquel capitán
Fue el tatarabuelo
 De mi abuelo
Ya no llego a más

 Juan J. Hormigo Bautista

 

 

  LA LAVANDERA (a la abuela Lucía). . .19-08-09

 Al rayar el día
Con su cesta de ropa al cuadril
Iba la Lucia
Caminito adelante
A la riverita
A ponerse donde estuviera
El agua más clarita

 Y no solo clarita
También estaba fría
 Y sus manos  restriegan,
Restriegan en la piedra lisa

 Lo mismo en invierno
Que  en plena canícula
Con su pañolón
En  la riverita
 Y cuando regresa
Con la ropa limpia
Le espera la casa
Y hacer la comida

 Nunca se quejaba
 La abuela Lucía.
Ni de la fría escarcha
Ni del agua fría
Ni del sol ardiente
De la “mediodía”
Que en el mes de Agosto
Todo lo freía.

 Tuvo ocho hijos
La  abuela Lucia
Y a todos crió
Con la leche tibia
Que manaban sus pechos
De buena nodriza

 Cien años vivió
La abuela Lucia
Y nunca tomó
Una sola pastilla,
Solo pan y aceite
Garbanzos y morcillas
Gazpacho melones
Uvas y sandias
Y alguna gallina
Por la romería.
 Fue una mujer sana
Guapa y bravía
Y solo  una sombra
Empañó su vida
La muerte de dos hijos
En una guerra
Que ella  no quería
Así fue la vida
De la abuela Lucia
Una lavandera
Una mujer sana
Amante y cristiana
Que  se fue del mundo
Sin nunca estar mala.

          Juan J. Hormigo

 

Un día de invierno del año 1968, prestaba yo servicio de escolta de tren, y entre la estación de Albacete y la de  Almansa ocurrió esto que yo  he versificado con el titulo de

SUICIDIO FRUSTRADO. . . . . .19-08-09

 Rugía la locomotora en descomunal carrera
Por la campiña de nieve tapizada
Y el humo de su boca vertical
Empañaba la blancura inmaculada

 Una joven yacía en el  riel
Y en el, su cabeza apoyaba
Una cabeza rubia como el oro
Un cuerpo esbelto y fino como caña.

Un silbido estridente lanzó al aire
Rompiendo el silencio sepulcral
En la tarde nevada indolente.

 Rechinar de ruedas, chispas en el rail
Y el coloso de acero y fuego
Detiene su imponente furia
Antes de  arrollar aquel cuerpo de oro y miel

 Un hombre salta a tierra
Negra de tizne su blanca piel
Recoge entre sus brazos  de acero
El frágil cuerpo de Raquel,
Y con suma delicadeza lo deposita
En  nuestro vagón del tren

 Dos gruesas perlas de agua
Salen de los ojos de Raquel
Y aquel hombre rudo por fuera
Y por dentro blando como un pastel
Se pregunta
¿Porque una joven agraciada
Se pone delante del tren?
¿Que  sufrimientos  le trae este mundo
Que se quiere ir de el?

 Nunca lo supimos, en la estación de Almansa la bajó el revisor
No existía delito no hubo atestado. J.H.B.

 

 Un alma buena ( Teodoro Gracia). . . .6-08-09

 

       Tus artículos lo dicen
Te delatan aunque no quieras
que tienes un corazón  
Blando como la manteca    

                               
Si, tu, tu Teodoro Gracia
Buen  artista y escritor
Poeta  de rima fácil
 Que va derrochando amor.

Quizás que te sientas incomodo
Por estos halagos míos
Pero de verdad te digo
Que los tienes merecidos.

Buen artista de teatro
En Guadiana se te  quiere
Porque con tus sátiras cortas
Llevas alegría  a la gente.

Pero lo que más admiro
Es tu hermoso corazón
 Llevando al extranjero
Esperanza  e ilusión
En esta tierra para ellos
De bienestar y  promisión.
 

Adelante Teodoro
Sigue escribiendo
Que tus artículos
Son tesoros
Que todos aplaudimos
En Crónicas de un Pueblo
Que con acierto dirige

Antonio V. Ortiz
en esa gran columna
Reservada a  Ti.


Juan J. Hormigo desde
Guadiana del Caudillo.

 

 

EL Badajoz que yo conocí la primera vez que lo visite en los  principios de los cincuenta. . . . . .6-08-09

Yo conocí un Badajoz
Con un río Guadiana
Que barcas planas surcaban
Sus nítidas y limpias aguas
Pescando peces de plata
Que con sus redes de esparto
Los pescadores pescaban.

Yo conocí una taberna
Cerca de la Plaza Alta
Casa del Nene su nombre
Donde allí cita se daban
Gente llegada de pueblos
Los soldados y las criadas
Seminaristas muy finos
Y alguna mujer casada
Para comer peces fritos
Que  su mujer  aderezaba.

En el parque San Francisco
La banda  música tocaba
Los domingos y festivos
Pasodobles y zarzuelas
Y también algunas marchas.

En Puerta de Palmas había
Un guardia con casco blanco

Que la circulación regulaba
A bicicletas y carros
Y algún taxi que pasaba
Tocando el antiguo claxon

Conocí en el puente viejo
Los raíles de un tranvía
Oxidados y obsoletos
Que para nada servían

 

A una estación de tren
Con locomotoras negras
Que andaban a carbón y agua
Y de Badajoz a Madrid
Tardaban  una semana

 Conocí una Plaza Alta
De verduras y sardinas
De café churros y vino
Y peras y naranjas finas
Y un cantao de solera
Que se llamaba Porrinas

La calle la Encarnación
Y sus casas de lenocinio
De contrabando y café
Y harapientos chiquillos.

Yo conocí un Badajoz
Sin el hotel Zurbarán
Pero tenía muchas fondas
Y también muchas” posas”

 

Tres cines tenían entonces

López, Pacense y Menacho
Donde proyectaban películas
De Cifesa, del León y del Gato
Y también algunas terrazas
Para cine de verano

El parque de Castelar
Con niñeras y soldados
Las muchachas casaderas
Y los viejos criticando
A una pareja de novios
Que estaban abrazados.

Y la Plaza San Andrés
Con Zurbarán y su espada
Que con su paleta y pinceles
A San Roque lo miraba
Para pintar sus casitas
A la orilla el Guadiana.

Badajoz no tenía puentes
Solo había el de Palmas
Pero tenia cuarteles
 y murallas almenadas,

Una iglesia Catedral
Donde  beatas se citaban
Para rezar a San  Juan
Que el Santo preferido
De la pequeña ciudad.

Por la calle de San Juan
En la pastelería de Alba
Se unía la aristocracia
Para tomar chocolate
Pastel y garrapiñadas.

Era una ciudad tranquila
Una capital provinciana
Donde todos se conocían
Y todos se saludaban
Cuando en la calle se cruzaban.

 

Juan J. Hormigo Bautista
Desde Guadiana del Caudillo

 

EL CABALLITO DE CARTON . . . . 6-08-09

Que feliz, aquel niño
Que feliz era
Con su caballito
De cartón y madera
Con el recorría toda la  tierra
Y  llegaba a la estrellas
Montado en su caballito
De cartón y de madera.

En su imaginación
Tan ingenua y tan bella
Pensaba que su caballito
Era de  carne y hueso
Como los que andaban
Por la carretera

Le daba de comer
Con sus manos tiernas
Y de beber con la regadera
Que su mamá tenía
Para las macetas.

Que feliz que era
Aquel niño con su caballito
De cartón y madera.

Un día se le rompió una pata
Y el lo curaba
Con trozos de cuerdas
Y un trozo de gasa.
Y lo acariciaba
Y le susurraba
Dándole masajes
Para que se curara.

Pero pasó el tiempo
Y se hizo grande
Y el caballito
Se quedó olvidado
En aquel el rincón
De los viejos trastos
Llenito de polvo
Con su pata rota
No lo cura nadie.

 Está sin cabeza
Ni cola, y alguien
Lo tira a los contenedores
Porque allí estorba
Porque ya no vale.

Termina la historia
De aquel niño ingenuo
Que con su caballo
Recorría el mundo
Y subía al cielo.

Que se ha hecho grande
Ya quiere otras cosas
Que no son  ingenuas
Tampoco inocentes
Que son terrenales
 Y el caballito se quedó olvidado
Como la inocencia
De todos los niños
Cuando nos hacemos grande

J. Hormigo

 

Una Rosa y cuatro Claveles. . . . 6-08-09

En mi jardín otoñal
Me han nacido cinco flores
Una rosa y cuatro claveles
Que a mi vejez me alegran
Y me renuevan pasiones.

Cuatro claveles hermosos
Y una rosa primorosa
Que  me dan mucha ternura
Me llenan de optimismo
Y me disipan amarguras.

 Cinco flores de unas plantas
Que  por las noches sembré
En una tierra fecunda
Y esa tierra es mi mujer.

 Y de aquella hermosa tierra
 Desgastada de vejez
Nacieron  otras  cinco flores
Tres rosas y  dos claveles
Que de orgullo nos llenaron
Alegrándonos la vida
En los años otoñales

Hoy esas rosas y claveles
Se han vuelto a reproducir
Que en el ocaso de mi vida
Vuelve  a hacerme feliz.

 Son mis nietos los claveles
Es mi nieta esa rosa

Las plantas mis cuatro hijos
La tierra mi mujer amada
Y yo soy el jardinero que 
Que la tierra sembraba
Era un jardín frondoso
Lleno de amor y de gracia.
 Hoy esta  el jardín marchito
y la tierra  esta cansada
y el jardinero no sirve
Para sembrar nuevas  plantas

Pero quedan los retoños
Y nueva tierra abonada
Para las flores  nacidas
Para alegrar el jardín
De tierra noble cansada
Y un jardinero caduco
Que criaron cuatro plantas
Dos rosas y dos claveles
Alegría de la casa
Y de aquel jardín de en sueño
Han renacido las plantas
Que son la ilusión y esperanza
De unos nuevos jardineros
Y una tierra  fertilizada.


    J. Hormigo

 

LA TUMBA OLVIDADA . . . . . . 24-07-09

 Allá donde los cipreses
Se alzan erguidos al cielo
En ese trocito santo
Que le llaman cementerio
En una tumba en la tierra
Yace el cuerpo de una joven
Que fue muy bella y doncella.

Que murió del mal de amores
Al ser despreciada
Sin motivos ni razones
Por aquel que tanto quiso
Y el le prometió eterno cariño.

Pero a su humilde tumba
Nunca le faltan las flores
¿Quien se las pone?
Si nunca se acerca nadie

 Pero un día el sepulturero
Quiso por fin enterarse
Como llegaban las flores
Y se oculto en una lápida
Después de echada la llave

Cuando ya llegó la noche

Un ruido en la cancela
Le hizo  despacio acercarse
Y se quedó anonadado
De piedra como se dice
Al ver saltar a un doncel
Con las manos llenas flores
Y llegando hasta la tumba
Se arrodilló ante ella
Colocando  el ramillete
Junto a la cabecera
Y rezando una oración
Otra vez fue a la cancela

Pero no logro saltar
Que la puerta estaba abierta
Se la abrió el enterrador
Al ver la  humana gesta.

¿Por qué vienes a estas horas
A la tumba de Daniela?
No es mejor de día
Cuando la puerta está abierta?

Y el doncel al samaritano
Le dejó esta respuesta.

Yo la conocí una tarde
Y me enamore de ella
Pero  ella nunca supo
Que yo la quise con fuerza

Y un día me la robó
Un falso y vil compañero
Que a ella enamoró.
 Cuando terminó el capricho
Que nunca le tuvo amor
Ella enfermó de pena
Y de ese mal murió

Pero yo sigo queriéndola
Y es mi única ilusión
Traer flores a diario Y rezarle una oración
Al único amor de mi vida
Que tiene mi corazón.

Este es un lugar sagrado
No me lo profanes más
La puerta te dejo abierta
Para que puedas entrar

Y desde entonces a Daniela
Nunca le faltan  las flores
que hasta una doncella muerta
tiene en su recuerdo amores.

 

 Esto solo es imaginación, nada hay de cierto.
Un poco… ¿macabra? No,  ñoña.

 J. Hormigo

 

  PLAZUELA DE LA PUEBLA . . . . . .24-07-09

Plazuela de la Puebla
Que bella eres
Con tus casitas blancas
Y árboles verdes

En otros tiempos
En ti vivieron
Dos poetas del pueblo
Que te quisieron

Una mujer y un hombre
Que con sus versos
Le cantaban amores
En sus ensueños
Sin métrica de Safo
Ni otras reglas
Le dedican sus versos a la natura
a los niños  a las madres
¡Cuanta dulzura!

Plazuela de la Puebla
Cuantos recuerdos
Cuando  yo escribía
Versos al viento
 Y otra joven belleza
También tenía
El alma de poeta
Y se inspiraba
En ese rinconcito
De Guadiana

Plazuela de la Puebla
Del pueblo mío
Recolecta y tranquila
Cuantos recuerdos
Se encierran en mi alma
De aquellos tiempos

 Una Nostálgica
Y un Añorante
Dos poetas del pueblo
Que en ti vivieron
¿Hay que decir quienes son?
Lo dice el tiempo.

 

 

Mi abuelo que  estuvo luchando en melilla cuando el desastre del barranco del lobo, le escribió a su novia  una carta que yo me he tomado la libertad de versificarla.

CARTA DE UN SOLDADO A SU NOVIA. . . .24-07-09

01

Como te añoro mi vida
Como te quiero Maria
Hoy entre fuego recuerdo
Cuando  yo amor te pedía
¿Como te encuentras mi amor
Que tal te va  a ti la vida?
Yo aquí en tierra africana
Con toda mi compañía
Pasamos hambre y fatigas
Y tenemos la sangre fría.

Cuerpo a cuerpo nos batimos
Con las harcas de Melilla
Porque nos quieren quitar
La plaza de soberanía,
Pero no lo conseguirán
Mientras  soldados de España
Tengamos un soplo de vida.

Acuérdate de tu novio
Y de toda su compañía
Que aquí todos  somos hermanos
Defendiéndonos la vida

Reza a la Virgen del pueblo
La Candelaria bendita
Pídele que  regresemos todos
Sanos y salvos a la península

Acuérdate de tu novio
Y de su compañía
Tenemos hambre y sed
Miseria y mil fatigas
Nos llueven balas de plomo
Y metralla  todo el día

¡Ay mi madre ¡ dicen unos
Otros mi esposa querida
 Mamaíta de mis entrañas
Claman los  incorporados
Sin la edad exigida

Sangre vemos por doquier
Y no vienen las camillas
Y los más graves exclaman
“compañero dame la muerte
Y dile a la madre mía
Que mi último suspiro
Es para ella.
Hoy unos otros mañana
Vamos perdiendo la vida
Y moriremos orgullosos
Al grito de ¡Viva España!
Y viva la madre mía.

 Es triste la poesía, lo se pero  mi abuelo  cabo del regimiento cazadores de Ronda 52,  lo vivió y gracias a Dios regreso vivo y sano.
 Esta poesía  lleva foto.   Su nieto Juan José Hormigo

 

CUERPO DE MUJER. . . . .24-07-09

Rostro de ojos azabache
Cabellera de carbón
Labios de color de sangre
Que saben azúcar y limón

Pechos de nácar
Enhiestos y turgentes
Areola rosada
De pezones que manan
Dulce y blanca leche

Vientre de odalisca
Moreno y caliente
El monte de Venus
Rizado y  latente

Brazos para amar
De manos muy finas
Para acariciar
Con abrazos  fuertes
Henchidos de paz.

Muslos nacarados
Piernas torneadas
Pie muy diminuto
Con uñas rosadas
Que tienen al andar
La gracia serrana
La belleza y arte
De mujer de España.


  J. Hormigo

 

 

JESUS QUIERO SER TU AMIGO. . . .03-07-09

 Ven a mi Jesús
Quiero ser tu amigo
Para que me guíes
Por el buen camino.

Por la senda de la vida
Recta y sin espinos
Para llegar hasta Ti
Y compartir el pan contigo.

Quiero ayudarte
A llevar tu cruz
Para que Tú me ayudes
A llevar la mía
Y así los dos juntos
Mas leve será la caída.

 

 Jesús yo no soy nadie
Soy un ser insignificante
Sin títulos ni dinero
Pero teniéndote a Ti
Otra fortuna no quiero.

Dame resignación
Para tener esperanzas
Que cuando mi hora llegue
Tú me acojas en tu casa.

Ven a mi Jesús
Quiero ser tu amigo
Y juntos hollar
El duro camino.

Invítame Señor
A tu Santa Casa
Que yo quiero ser
Tu amigo del alma.

Perdona Jesús
A los que no quieren ser  mis amigos
Que no le  he hecho mal
Y me injurian sin tino

Dale Jesús mío
Una larga vida
Que sea de rosas
Y no tenga espinas
Y cuando les llegue
La hora del transito
 Ampáralos Señor
Y dale tu brazo.

 

Juan Hormigo Bautista

 

Refineria No. . . . . . . .03-07-09

Cuando la aurora clarea
Entre olivares y viñas
El aire huele a jaras
A tomillo y romero
Que la sierra de San Jorge
Expide a los cuatro vientos.

Tres pueblos en su contorno
Villafranca de los Barros
Pueblo bonito y grande
El Piropo blanco de Extremadura
Un pueblo con mucho empaque
Son los Santos de Maimona
Y la Fuente del Maestre
Donde la historia es arte
 Más que pueblos son ciudades
Que la sierra los perfuma
Con sus arbustos y matorrales

Orgullosos de su sierra
De su flora y su fauna
Es para ellos su parque

Y quieren contaminarlo
Con una refinería
Manchando su aire puro
Con polución y porquería
¡Lástima Sierra San Jorge
Si instalan la refinería!

Juan Hormigo Bautista

 

A Rosalía mi catequista, obviamente fallecida.. . . .29-06-09

Era alta y delgada,
Y su cutis tan fino
Como el de la Inmaculada.

Estaba soltera
Porque consagró su vida
A Jesús y a su iglesia
Pero tenía muchos hijos,
Así lo decía ella
Porque a todos los niños
Con amor materno los amaba.

Nos enseñó el Padrenuestro,
El Credo, el Avemaría
La Salve, los Mandamientos
El Rosario y letanías.

Siempre llevaba en su bolso
Caramelos y golosinas
“para mis niños”-decía-
que aprendan bien la doctrina”

Cuando llovía
Nos cogía dos a la par
Nos tapaba con su capa
Uno a su izquierda
Otro a su derecha
Y alzándonos en vilo
Nos subía a la acera
Nos llevaba a nuestra casa
Aunque lejos estuviera
Y como el pueblo es grande
Siempre se calaba ella.

Cuando el párroco llegaba
A ver como evolucionábamos
En sus labios una sonrisa-le decía
-“Mis niños son muy cristianos
y aprenden el catecismo
porque también son aplicados

Y el buen cura se marchaba-diciendo
“A ti confío a los muchachos”

y le besábamos la mano
“Aprended de ese niño
que tenéis a vuestro lado”

Era un niñito Jesús
Con una bola en la mano

Muy buena era Rosalía
Muy alegre y cariñosa
Y cuando al Altar nos acercamos
Sin traje de Almirantes
Ni blanco de niña novia
Nos miraba emocionada
Al tomar la Santa Hostia
Mientras lagrimas rodaban
Por sus mejillas rosadas

Era una mujer entera
Y también muy religiosa
Una buena catequista
Una mujer de la época.

Juan Hormigo Bautista

 

 

A mis compañeros de Armas Guardias civiles retirados por edad o enfermedad. . . . .29-06-09

Compañero de armas
Que en otros tiempos
Con tricornio y capa
Recorrimos las tierras de nuestra España.

Llevando tranquilidad
A gente honrada
Por los pueblos, caminos
Valle y montañas.

Y de correrías
Por caminos inciertos
Nos acechaba la muerte
En cualquier momento.

Ya retirados
Y sentado en los bancos
De cualquier parque
Evocamos los tiempos
Que nos tocaron
Andar por vericuetos
A pié o caballo.

Temidos éramos de bandidos
Por gente del contrabando
De ladrones e infractores
Y atracadores de bancos.

Y ensalzados
Por gente del buen vivir
Y trabajadores honrados
Porque lo mismo que ellos
Somos hijos del pueblo llano
Compartiendo pan y aceite
De nuestros sueldos escasos.

 Y hoy retirados
Contamos nuestras vivencias
De aquellos años pasados

Corre el tiempo muy de prisa
Pero nos sentimos orgullosos
Porque a pesar de la fatigas
EL HONOR ES NUESTRA DIVISA.

    Juan Hormigo Bautista

 

 

A La Tierra donde nací. . . . .29-06-09

¡Tierra de color rojizo
salpicada de verdor
de la vid y del olivo

llanuras considerables
sembradas de pan y vino
que es el cuerpo y la sangre
de Nuestro Señor Jesucristo.

Pueblos grandes y pequeños
De campanarios erguidos
Y castillos medievales
Que se reflejan en los ríos
 Villas blancas y bermejas
De cal cantos y ladrillos.

Almendralejo en un llano
Villafranca en suave loma
 Solana Villalba y Aceuchal
Al Guadajira se asoman

Hornachos en una sierra
En otra  Feria y Alange
Miran con ojos alegres
A la inmensidad del valle.

Ribera al río  Matachel
Una corona de adelfa
Ofrece a Meléndez Valdés
Y entre la sierra San Jorge
Y la sierra de los Santos
Se halla Fuente del Maestre
El pueblo de mis encantos.

Así es la tierra mía
La tierra donde nací
Un trocito extremeño
Donde  quisiera vivir.

 Juan Hormigo Bautista

 

 

          A MARÍA (mi Virgen). . . . .12-06-09

Ven a mi María
Quítame las penas
Y dame compañía

Perdona mis culpas
Y vela mi sueño
En la noche oscura
De rayos y truenos.

A Ti te suplico
Dulce madre mía
Que no me abandones
En te valle
De mentes infames
Y sucias mentiras.

Llévame a tu lado
Virgencita mía
Porque en tu morada
Es todo alegría.

Virgen de mis sueños
Dulce compañía
Márcame  el sendero
Que no tenga espinas.

No me olvides nunca
A mí y mi familia
Quiero que tú seas
Mi mejor amiga
La que  este conmigo
En las adversidades
Que tiene la vida.

 Dulce Virgen pura
Dulce madre mía
 A ti yo te ofrezco
Entera mi vida.

Llévame contigo
A tu casa santa
A tu dulce cielo
A tu alegre morada

 

  Juan Hormigo Bautista

 

 

A LA MARGARITA. . . . . . .12-06-09

Que bonita es la margarita
Con sus hojitas blancas
Y corola amarilla

En ella esperanza ponen
Enamorados
Y siempre dice si,
Para alegrarlos...

En el campo es
La flor  temprana
Que los campos perfuman
Por las mañanas.

Eres la precursora
De primavera
Que con la amapola
Sois las primeras.

Tu nombre margarita
Me trae recuerdos
De otra Margarita
De carne y hueso
Una bella muchacha
Que por Melilla
Me entregaba amor
Con sus caricias.

Margaritas blancas
Rosas o amarillas
Es la flor que me evoca
La dulce pasión
De aquella  muchacha
Que me dio su amor.


   J. Hormigo

 

 

   HIMNO  A  GUADIANA. . . . . . . . .12-06-09

En la provincia pacense
Hay una llanura inmensa
Que la riega el Guadiana
Y en huerta fértil la convierte

En ese paraje bello
Se encuentra un pueblo blanco
Que en su torre reverbera
Los rayos del sol dorados.

Es pueblo alegre y sencillo
De mujeres hogareñas
Y de hombres campesinos
Que cultivan  sus parcelas.

Su nombre es Guadiana
 Como el río que lo riega.

Posee parques y jardines
Que son idílicos rincones
Donde los enamorados
Se entregan los corazones.

Sus calles y plazas
De estilo moderno
Son como las flores
Que causan embeleso.

Plaza porticada fuente con farolas
Y una iglesia blanca
De ladrillo y cal
Y en su camarín
Su  Excelsa Patrona
Nuestra Soledad.

Estación de tren
Bonita y callada
E injustamente
Medio abandonada.

Un puente con arcos
Que no existe ya
Lindo monumento
Para recordar.

Así es mi pueblo
Así es Guadiana
Pueblo pequeñito
Donde se derrama
Luz y colorido
En tardes soleadas.

Y la gracia y salero
De las guadianeras
Y los guadianeros

 J. Hormigo

 

 

A LA LLUVIA. . . . . . . .12-06-09

La lluvia riega los campos
Dándonos buenas cosechas
Para  alimentarnos
Y es tan beneficiosa
Que sin ella no  habría
No humanos ni ganados

Nos alegra con el verde de los prados
Y colores de las flores
Se lleva enfermedades
Y nos trae buenos olores

Bendita lluvia que  vienes
A llenar nuestros embalses
Agua que cae del cielo
Para beber y asearse
Que para eso la  manda
El Supremo Ser Eterno.

En la Iglesia la bendicen
Con ella nos bautizaron
Y con agua nos bendicen
Cuando vayan a enterrarnos

Bendita lluvia que traes
Alegría a la Tierra
Eres el fenómeno acuoso
Mas importante en la vida
Porque si no lloviese
El mundo no existiría.

Juan Hormigo

 

 

A  MI  MADRE. . . . . . .12-06-09

Tú eres mi amor hermoso
Tú eres mi querer primero
Con pechos de leche y miel
Amamantaste mi cuerpo
Luego a cuatro hijos más
Tres hembras y un varón
Y desde siempre madre querida
Vives en  mi corazón.

Tu noventa y tres primavera
Te han vuelto el pelo de nieve
Siendo negro y brillante
Cuando tu a mi me engendraste

Me enseñaste a rezar
Y me enseñaste a querer
Y como amar es sufrir
También aprendí a llorar.

Mujer fuerte y dulce a la vez
En una época nefasta
Que para criar a sus hijos,
Se las veía y deseaba
En compañía de aquel hombre
Que a ti tanto te adoraba
Tu marido y nuestro padre
Hombre entero y valiente
Resignado y muy fuerte.

No te arredró la guerra
Ni el hambre que se pasaba
Lavando ropa ajena
En   arroyos de agua helada
Cosiendo ropa en tu casa
Con aquella vieja “ALFA”.
Mientras tu marido iba
Al campo a trabajar
En trigales y viñedos
Por un mísero jornal.
Así salimos adelante
Cinco hijos a criar.

Hoy madre mía yo te ofrezco
Este sencillo homenaje
Te doy los besos de niño
Como si fuera un bebe
Que no olvidó que su madre
Trabajaba sin  descanso
Para darle de comer

Ya en el ocaso,
De tu dilatada vida
Con ternura yo te ofrezco
Todo lo que tú me distes
Aunque  más vida no puedo.
Y le pido a Dios bendito
Que cuando el día te llegue
Te  acoja  en  su santo Cielo
Porque bien te lo mereces.

 

 Tu hijo JUAN  (JHB)

 

 
ADIOS AL MAESTRO. . . . .09-06-09

  La escuela está cerrada
Y un crespón negro
Ondea al aire
En el balcón
De su fachada,

Los  niños están muy tristes
Caminan sin rumbo fijo
Portan  rosas y crisantemos
Que a las monjas  han pedido,

¡Donde los llevan?
A la escuela no,
Que la escuela está cerrada.

Caminan de dos en dos
Y  se le caen las lágrimas
Porque se ha muerto el maestro
Que le enseñaba lecciones
Y jamás ponía un cero

 Ya doblan las campanas
Se llevan al maestro
Que lo van a enterrar
En el camposanto nuevo.

¡ Ha muerto el maestro
que pena tenemos
porque el maestro
era un hombre bueno
nunca se enfadaba
ni con los  “zopencos”.

 

Sencillo ataúd
Encierra su cuerpo
Se quitan los hombres
Al paso el sombrero
 Y los niños lloran
Por su buen maestro,

Trenta años estuvo
En aquel colegio
Y de el salieron
Músicos , maestros
Curas, farmacéuticos
También ingenieros.

Bajo de un ciprés
Han enterrado al maestro
Que alza su punta
Rogando al cielo

 Una tosca cruz
Forjada en hierro
Con una chapita
El nombre el maestro.

Pero no le faltan
Rosas y pensamientos
Que llevan los niños
A la tumba el maestro
Que fue un hombre bueno

¡Que pena me da
la escuela cerrada
ha muerto el maestro
y vagan los niños
por las calles sueltos!

      Juan Hormigo

 

     A LOS NOVIOS. . . . .09-06-09

Vestidita vas de novia
Emocionada y feliz
Y en el Ara del Señor
Darás a tu novio el si.

Felicidad os deseo
En día tan señalado
Y que cumpláis las promesas
Que los dos os habéis jurados

Que la vida que emprendéis
Sea de dicha y de ternura
En amor y entendimiento
Sin hacer muchas locuras.

Que traigáis algunos hijos
Que os llenen de ilusiones
Y nos os separéis nunca
Por otros nuevos amores.

Como marido y mujer
Vivaís en entendimiento
Y recordad esta poesía
Cuando estéis en el lecho
De este humilde poeta
Que os saluda atento.
Y no olvidéis que amar
Es muy sublime  y bueno.




Juan Hormigo

 
Yo quisiera ser un árbol. . . . .09-06-09

Yo quisiera ser un árbol
Y tener mucha madrera
Que hagan de mi muchas cunas
Para los niños que duermen en las aceras

Quisiera ser un árbol
Muy grande y corpulento
Para que de mi hagan casas
A tanta gente sin techo-

Yo quisiera ser un árbol
Al borde de un precipicio
Que sujetara mi tronco
A tantos que caen en vicios

Yo quisiera ser un árbol
En un cruce de caminos
Y darles orientación
A los viajeros perdidos.

Un árbol quisiera ser
De corteza blanda y lisa
Para que graben en ella
Corazones con espinas
Jóvenes enamorados
Sin ilusiones perdidas.

Yo quisiera ser un árbol
Con muchas hojas y ramas
Para servirles a todos
De sombrilla y de paraguas.

Un árbol quisiera ser
En cualquier jardín de pueblo
Y ser juguete infantil
Cómplice de enamorados
Y escuchar a los viejos
Su sabios y buenos consejos.

Y por último
Quisiera ser un árbol
Junto al lado de una tumba

Que acaricien mis raíces
A los muertos
Que no tuvieron fortuna.

Juan Hormigo

 

  El PAN. . . . . . . .03-06-09

 

El pan es el alimento
de la vida el principal
y si es de trigo puro
nada lo puede igualar.

Cuando se le cae al pobre
lo suele siempre besar
porque para el representa
el  sudor y la unidad.

En la cena de Jesús
el pan fue primordial

¡ Viva el pan y los panaderos
y esos campos de trigo
que cultivan los labriegos!

Esos grandes artilugios
que inventa la humanidad
no tienen valor alguno
comparados con el pan

                       J.Hormigo Bautista

 

  La Rebusquera . . . . . . . .03-06-09

Rebuscando entre olivos
la extraviada aceituna
estaba Antonia Martinez
una mañana muy fría
nubes, lluvia y viento gélido
la pobre todo  sufria
para darle de comer
a sus hijos y una nieta
que aun era una cria.

Empapada por el agua
que desde el cielo caia
y tiritando de frío
se lamentaba y gemia
pero no podia dejar
de  rebuscar aquel día
no había pan en la alacena
y su prole lo pedía

Era guapa y morena
a pesar de las fatigas
que llevaba padeciendo
 desde que vino a la vida.

Yo me tiré del caballo
y con la capa que tenia
envolví su cuerpo exhausto
porque de frío se moria.

Le hicimos una hoguera
para que se calentara
y sentada en una piedra
nos miraba extrañada

 No temas- le dije yo-
que vamos a quitarte
lo que  hay en tu morrala
pero si quieres un consejo
marchate hoy para casa
y cuando llegue la noche
pasate por el cuartel
por si allí tenemos algo
para darte  de comer.

Tan desfallecida estaba
que no podia ni andar
mi compañero era fuerte
joven y con vitalidad
y se la subio a sus hombros
con el caballo detrás
la llevamos a su casa
no lo quiero recordar
toda su prole llorando
y pidiendonos pan
y mas al ver a su madre
en medio de dos civiles
con mi capa  "abriga".

Y cuando llegó la noche
y regresamos al cuartel
nos estaba esperando
que le dieramos de comer

Todas las hembras del Puesto
le dieron lo que pdian
a pesar del escaso sueldo
que sus maridos tenian.

Estos son los servicios
que a mi me gustaba hacer
la que fundó  Ahumada
y servicios humankitarios
inculcaba a los guardias.

 

 Juan Hormigo

 

       Un  Maravilloso Dia (poema optimista y alegre) . . . 03-06-09

 

El amanecer lechoso
viene innundando la tierra
de vida luz y colorido.

 Trinan los pajarillos en sus nidos
y las mariposas blancas revoletean de flor en flor
Apolo con sus rayos rubicundos
esparrama sus caricias en lontananza
llenando las almas de optimismo y esperanza.

¡ Hoy va a hacer buen día!
día de placer risas y caricias
es primavera y las flores
se abren mostrando sus corolas
que purifican el  aire.

 Las mozas casaderas
riegan en sus balcones las macetas

y cuando su galán llega
una alegre sonrisa y un geranio le entrega
 y El cariñoso la enlaza por el talle

y un beso deposita en sus labios dulces
color de sangre

¡ Que bonita es la vida
cuando se ama
que lindo es el amor
que nuestra alma ensancha
nos llena de gozo ilusión y esperanza.

Olvidemos el pesimismo

que el optimismo renazca
nos haga  feliz la vida
en esta tierra marcada (cada cual la marque como la vea)

 Y esos niños que juegan

en salud y con simpatia
sean el nectar principal
que nos traigan la armonia
la paz y la felicidad.

En el campo en el taller
la fábrica o la oficina
trabajemos con ahinco
para llevar el progreso
a las cuidades y villas.

 Y este día primoroso
que Dios nos ha regalado
sea un día de convivencia
entre todos los humanos.

                                J. Hormigo

 

Las poesías de aquí para abajo están escritas por el señor Hormigo, antes del 31 de mayo de 2.009, según vaya escribiendo nuevas poesías, las iré poniendo una encima de otra.

 

  

A los que me dieron la vida

Todos los días
Al alba se levantaba
Aparejaba la burra
Y al trabajo se marchaba.
Fue hijo de campesinos,
Fue  nieto de labradores
La tierra era su escuela
Y el arado su pluma
Amando su sementera.

A pesar de ser del campo
Un trabajador de la tierra
No fue hombre analfabeto
Que también supo de letras
Fue de niño a la escuela
Que los frailes franciscanos
Tenían en la plazoleta.
Aprendió a leer y escribir
Sin faltas de ortografía
Y también las cuatro reglas
Problemas de compañía
Regla de tres y quebrados
Y recitaba poesías.

En su mesa camilla
No había barajas de cartas
Que había enciclopedias
Diccionarios y pizarras
 Amante de su terruño
Fue un segador de fama
Las viñas era su encanto
Que muy bien las trabajaba.
Tuvo tiempo para todo
Y a cinco hijos  crió sin hacienda ni fortuna
Solo trabajo y tesón
Se fue con 85 años

Y la tierra de Valencia
Es su morada eterna.

Fue un amigo leal
Fue serio y fue formal
Y también fue liberal.
Solo tuvo una mujer
La que a mi me parió
Que me crió con sus pechos
Sin usar el biberón
Ama de casa  honesta
Y con leña cocinaba
Que no existía el butano
Y la electricidad era escasa
Medio siglo compartieron
Sus vidas en una sola
Solo los separó la muerte
Que de novios prometieron
 Como cristiano que eran
Aprendieron se ese lema
Que lo que Dios a unido
El hombre no interviniera.
Me enseñaron a rezar
Me enseñaron  amar
Y como amar es sufrir
También aprendí a llorar.
Así fueron mis padres
Es el mejor capital
Tener unos padres honrados
Que no  se olviden jamás.

 

 Juan J. Hormigo Bautista

 A la memoria de mi padre, mi madre gracias a Dios me vive.

 

  Alegato contra la Guerra

¡La  guerra!  Que palabreja.
Muerte,  destrucción, desolación llanto.
Eso es la guerra.
Y todo para que unos pocos
Se enriquezcan  en  ella.
Niños huérfanos,  madres  viudas, hambre
Eso es la guerra.

Allá en los años sesenta
Estando yo en Melilla
En el monte el Gurugú
Se organizó una guerrilla
Y todo  por un trozo de tierra
¿Pero de quien es la tierra?
Si Dios la hizo para todos.

Y por aquel trozo de tierra
Cuantos hombres no volvieron
A darle un beso a su padre
A sus hijos, a su novia
Y a su querida madre

¡La guerra…! Que no me hablen de ella
y soy militar
y no odio los ejércitos
que hay ejércitos de paz.

Pero…la guerra… ¡Dios mío!
Que no me la mienten
Ya he dicho lo que es la guerra
Muerte, destrucción y llanto
Guerra…jamás.
Y como decía mi abuelo
Un gazpacho mejor en paz

Que en guerra siete becerros

¡La guerra! …Nunca  jamás
el trabajo y el diálogo
es paz y prosperidad
por eso digo a Jesús
¡Señor tú que  todo lo puedes
  Extiende tu mano  a la paz!

   Juan J. Hormigo Bautista.

 

 

Se me murió mi Perro


¡Pobre animal tan bueno!
Pobre animal tan noble!
ha muerto mi perro TEDY
puede ser que esté en el cielo
si existe cielo  a los perros
que son leales y buenos.

Era noble y atento
era cariñoso y tierno
que me lamia las manos
para ponerme contento
cuando triste me veia
por algún presentimiento.

Ha muerto mi perro TEDY
ha muerto un amigo eentero
de los que no te traicionan
ni te cobran nunca nada
por los favores que han hecho
solo un poco de pan y agua;
no me puedo contener
se me escapan las lágrimas.

El sabia que iba morir
su mirada lo decia
y su cola siempre inquieta
con dificultad movia.
 Adios mi perrito Tedy
ya perdi tu compañia
he perdido un buen amigo
casi el mejor que tenia.

A  la sombra de la parra
te he enterrado a mi perro
que la tierra  te sea leve
amigo y fiel compañero.

 Juan J. Hormigo Bautista

 

 

A las Guadianers de dentro y fuera

 

Guadiana te vio nacer
hermosa como una rosa
con perfumes de clavel.
Dejastes tu aroma
por las calles de este pueblo
por eso huelen a rosas
y son tan bellas y hermosas.
Jamás te olvida tu pueblo
que siempre al amanecer
viene el céfiro henchido de tu belleza y sencillez
En sus jardines hay flores
de romántica primavera
para lucir en el pelo
las hermosas guadianeras

 Juan J. Hormigo Bautista

 

A Alcazaba que tambien es mi pueblo

Pareado dedicado tambien a mi mujer.
Alcazaba es una rosa en flor
donde encontré mi eterno amor.

En sus calles limpias
y plazas amplias
pasean las mozas guapas y gallardas
buscando amores
con arte y gracia.
y galanes mozos que la cortejan
son labradores de azada y reja ( lease arado)

En su pequeña iglesia de la Merced
una tarde de agosto yo me case
con una sencilla y buena mujer.
Iba de blanco y ramo de azahar
yo en traje de gala, era militar.

Aldea tranquila de sosiego y paz
rincón idilico para soñar.

Las aguas azules de su canal
riegan sus campos que son feraces
en arroz frutales
olivares y encinares
bañados de sol y aire.

Alcazaba bella
eres un jardin
donde no me importa
volver a vivir.


Todos conocemos a este lindo pueblecito como el H.I.

 Juan J. Hormigo Bautista